Aerolíneas

Delta reducirá un 10% su capacidad por el encarecimiento del fuel y la menor demanda

La aerolínea estadounidense Delta, la mayor del mundo, anunció hoy que recortará un 10% su capacidad de transporte este año, lo que afectará a algunos servicios con México, debido al encarecimiento del combustible y a una débil demanda.

El consejero delegado, Richard Anderson, y el presidente Edward Bastian, informaron de los planes de la empresa en un mensaje dirigido a los más de 70.000 empleados de la compañía, en el que además se menciona que se hará un reajuste de plantilla, aunque sin precisar más datos.

Los ejecutivos señalan que el sector de aerolíneas "no es inmune" a la recesión económica mundial y al alza del precio del crudo, que tiene también un efecto en los consumidores y reduce los ingresos de las compañías aéreas.

Agregan que los ingresos del sector por transporte de pasajeros han bajado casi un 20% en los primeros cuatro meses del año respecto de 2008 y que esa tendencia "se prevé que continúe a corto plazo", a lo que se une el encarecimiento del combustible y el debilitamiento de la demanda a causa de la propagación del virus de la gripe AH1N1.

La empresa prevé que el descenso de ingresos superará el ahorro de más de 6.000 millones de dólares que la empresa preveía para este año con un combustible más barato y un recorte de capacidad que hasta ahora situaba entre un 6% y un 8%.

La compañía prevé reducir un 15% de capacidad en sus operaciones internacionales, un 5% más de lo que anunció en marzo, debido a que la demanda ha bajado "significativamente".

La reducción, que comenzará a aplicarse en septiembre, incluye la suspensión de vuelos directos desde Atlanta (Georgia), donde tiene su base, a Seúl y Shangai (China), y de otros servicios similares desde Cincinnati (Ohio) a Fráncfort y al aeropuerto londinense de Gatwick, entre otros.

Además recortará la frecuencia semanal de vuelos desde Atlanta y Detroit (Michigan) a Ciudad de México y aplaza algunos servicios estacionales que pensaba ofrecer a destinos costeros mexicanos debido al efecto del virus de la gripe AH1N1 en los planes de viaje de los clientes, según la empresa.

Las acciones de esta aerolínea, que en octubre de 2008 completó su fusión con Northwest, se depreciaban un 0,61% poco antes de llegarse a la media sesión en la Bolsa de Nueva York y se negociaban a 6,51 dólares.