_
_
_
_
_
Energía nuclear

El CSN rechaza cualquier influencia política en su dictamen de Garoña

La presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear aseguró ayer que el dictamen favorable a la continuidad de Garoña y el calendario de su publicación no ha respondido a razones políticas o electorales. La autorización, sobre la que el Gobierno tiene la última palabra, está sujeta a 15 condiciones, cuatro específicas para esta central nuclear.

El CSN rechaza cualquier influencia política en su dictamen de Garoña
El CSN rechaza cualquier influencia política en su dictamen de GaroñaJUAN LÁZARO

En la rueda de prensa (la primera en varios años) que el Consejo de Seguridad Nacional (CSN) ofreció ayer, Carmen Martínez Ten insistió en la independencia con la que ha actuado el organismo que preside a la hora de tomar una decisión sobre la continuidad de la central de Santa María de Garoña más allá de los 40 años de su vida útil de diseño. Decisión que adopto el viernes y resulta favorable al funcionamiento de la planta por otros 10 años con 15 condiciones. Estas resultan asumibles por su s propietarias, Endesa e Iberdrola, que calculan una inversión de 50 millones para cumplirlas.

Martínez Ten agradeció "el respeto" que he mostrado el Gobierno en el proceso de renovación de esta licencia y aseguró que los miembros del organismo no han tenido contacto alguno con Industria. Y aclaró que el hecho de que no publicara el dictamen completo el viernes, sino ayer, no se ha debido a la intención del CSN de no influir en las elecciones europeas, "cuya convocatoria es ajena al organismo", sino a que el ministro de Industria se encontraba de viaje en Rusia. "Con elecciones o sin ellas habríamos actuado igual", subrayó.

"La fecha para decidir la renovación del permiso la conocemos desde hace 10 años cuando se le otorgó el anterior y el Consejo tiene desde hace tiempo un plan de trabajo reglado", añadió. æpermil;sta recordó que la decisión se ha adoptado por estrictas razones técnicas y de seguridad, y no "de política energética, económica o de otra índole". En este sentido recordó que el Gobierno sí puede apelar a estas razones para decidir, antes del 5 de julio, si la indulta a Garoña.

Más información
Cuestiones clave sobre Santa María de Garoña

Martínez Ten justificó la decisión adoptada (por unanimidad y sin votos particulares) por el pleno del CSN en que a otras centrales hermanas de Garoña (un reactor de agua ligera en ebullición de 466 MW fabricado por GE y puesto en marcha en 1971) se les ha ampliado la vida de diseño por otros 20 años. Concretamente, las plantas estadounidenses de Dresden II (en 2004); Monticello (2006) y la de Oyster Creek (en abril).

Además de las condiciones generales propias de cualquier renovación de licencia decenal, a Garoña se le han impuesto algunas específicas, que debe cumplir, en unos casos, antes de la parada de recarga del 2011 y, en otros, antes de la de 2013.

En el primer caso, se exige la instalación de un nuevo sistema de tratamiento de gases radiactivos en caso de accidente, que cumpla en su integridad los requisitos de separación física entre trenes de filtrado y paneles de control.

Por su parte, antes del arranque posterior a la parada de recarga de 2013, Garoña debe reforzar el aislamiento de las penetraciones de contención y de sus pruebas correspondientes; mejorar la independencia de equipos y circuitos eléctricos y las distancias entre sistemas de seguridad y los no relacionados con la seguridad, así como mejorar la protección contra incendios.

Estas condiciones se complementan con una serie de instrucciones técnicas, que implican actuaciones de vigilancia, mejora o modificaciones de diseño identificadas en el transcurso de la evaluación del Consejo. Entre ellas, análisis de seguridad relacionados con sucesos externos o seísmos.

La presidenta del CSN señaló que Garoña ha sido inspeccionada 70 veces desde 2006. Entre mayo y junio los técnicos estudiaron las condiciones de autorización vigentes y los días 3, 4 y 5 de junio, la gestión del envejecimiento. Nuclenor, sociedad propietaria, dice que en 10 años ha destinado 151 millones a su modernización.

La sombra del cierre

El secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, no descartó ayer que, pese al dictamen favorable del CSN, el Gobierno pueda cerrar Garoña. En unas declaraciones, Marín dijo que "todas las posibilidades están abiertas". El Foro Nuclear se felicitó por el dictamen del Consejo.

"Una diferencia radical con la central de Zorita"

La presidenta del CSN aseguró ayer que la recomendación para que la central de Garoña siga funcionando, frente a la decisión contraria que este organismo adoptó en 2002 sobre Zorita, no responde a las mayores presiones recibidas en esta ocasión ni a que las propietarias de Garoña (Iberdrola y Endesa) sean más poderosas que la de Zorita (Unión Fenosa)."Las razones no están en la propiedad -aseguró Carmen Martínez Ten-, sino en el diseño".Según sus palabras, "hay una diferencia radical en el diseño, ya que Zorita, una central de primera generación construida en los años 60, no hubiera pasado esta evaluación: le faltaba la redundancia y las mejoras que se han incorporado a las del modelo de Garoña. Zorita era un prototipo, no tenía hermanas gemelas y no pudo cumplir las condiciones que se imponen a ésta", añadió.El 13 de septiembre de 2002 el Consejo decidió el cierre de Zorita, a la que dio cuatro años más de plazo: con 38 años en funcionamiento, la central de Guadalajara paró su reactor en abril de 2006. En octubre Enresa iniciará su desmantelamiento que durará seis años. Una de las razones que podrían llevar al Gobierno de Zapatero a prorrogar la vida de Garoña está en la falta de recursos de Enresa de desmantelar al mismo tiempo dos centrales.Para Martínez Ten, la vida de diseño fijada por el fabricante es de "40 años como mínimo", por lo que la vida útil puede ser superior si no hay problemas de seguridad.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_