De ruta

Naturaleza y gastronomía en los Arribes del Duero

Espectaculares cañones fluviales entre Zamora y Salamanca.

A caballo entre las provincias de Zamora y Salamanca y compartida con el vecino Portugal, se encuentra una amplia zona en la que los ríos discurren encajados, configurando el mayor complejo de cañones fluviales de la península Ibérica. El Duero es la espina dorsal de este espacio natural, que discurre casi desde la capital zamorana hasta las cercanías de Ciudad Rodrigo, en Salamanca.

Proveniente de Zamora, el Duero atraviesa el oeste peninsular, descendiendo en su camino hacia el mar y recogiendo las aguas de varios afluentes entallados antes de internarse en Portugal. Estas tierras han estado habitadas desde hace muchos siglos y se han hallado restos prehistóricos como pinturas rupestres junto a la cascada de Los Humos y en Risco de Bermellar; el Taller neolítico de Vilvestre, hachas neolíticas, cerámica de distintas épocas y restos ibéricos, celtas y romanos en casi todos los pueblos de la comarca. En el lugar donde está enclavado el actual Salto de Saucelle hubo un poblado de los Vettones. Esta región, debido a su variedad climática, morfología del terreno, y a la riqueza de la tierra, dispone de una biodiversidad digna de elogio. La flora más común son los rebollares y los encinares. Dentro de este entorno y variedad vegetal sobreviven animales que apenas se pueden encontrar en otras zonas de la península, como el buitre leonado, la cigüeña negra, alimoche, lechuzas, el águila real, el águila perdicera, el águila ratonera, el búho real, mochuelos, pico picapinos, el halcón peregrino y otras rapaces como milanos, cernícalos..., y en la cuenca del río Águeda nos podemos encontrar al martín pescador y la garza real.

En Las Arribes del Duero la gastronomía es muy variada. Las carnes de cordero, cabrito y ternera son las más suculentas gracias a los frescos pastos. En lo que se refiere a los dulces, destacan los fabricados con almendra, producto muy abundante. Son famosos los vinos de las cooperativas de Aldeadávila, Pereña, y Villarino de los Aires.

En marcha

Bermillo de Sayago. Es la capital de la comarca de Sayago y el más importante de la zona. Está enclavado entre los cauces del río Tormes al sur y el río Duero al norte. La iglesia parroquial es del siglo XVI.

Almendra. Municipio de la comarca de Tierra de Ledesma, en la provincia de Salamanca. Presta su nombre a la presa de Almendra construida a 6 km, la más grande de España con sus 197 metros de altura. En 2007 la población era de 205 habitantes.

Trabanca. Localidad con tradición alfarera. Allí está ubicado el centro de recepción de visitantes del Parque Natural Arribes del Duero, el único centro de información sobre este espacio natural abierto al público los 365 días del año. Se pueden conocer rutas y contratar guías.

San Felices de los Gallegos. Municipio de la comarca de El Abadengo, en Salamanca. Fue fundado por el rey Dionís de Portugal, al cual perteneció desde 1297 hasta 1476.

Bañobárez. Situado al oeste de la provincia de Salamanca, se puede visitar la iglesia de San Pedro apóstol, que alberga un retablo renacentista considerado uno de los mejores de la diócesis de Ciudad Rodrigo.

Moralina. Se encuentra ubicada en plena penillanura sayaguesa y en uno de los márgenes del cañón de Duero. Allí se puede conocer el paisaje cultural y el patrimonio rural de la zona. Una visita recomendable es el museo de la Tradición, dedicado a los útiles que usaban los habitantes hace un siglo.

Un alto en el camino

Dormir

Hacienda Unamuno. En pleno Parque Natural de los Arribes del Duero. Además de bodega con viñedo propio, es también un hotel de 5 estrellas con 10 habitaciones, con un restaurante de igual calidad. Ctra. Zamora-Fermoselle (ZA-334), km 58. Tel.: 902 109 902.

Hacienda Zorita. Este Hotel-Bodega a 9 km de Salamanca nos ofrece todo el encanto de un monasterio medieval, con el lujo de un hotel de 5 estrellas, ideal para los amantes del vino y la buena comida. Ctra. Ledesma-Salamanca (SA-300), km 8,7. Tel.: 902 109 902.

Comer

La Muralla de Ledesma. En este bonito restaurante se pueden degustar los platos más exquisitos elaborados con los productos típicos de estas tierras. Plaza del Correo, 4-6 Ledesma. Tel.: 923 570 914 .

El Paraíso. El Restaurante El Paraíso se ubica en Aldeadávila de la Ribera, en pleno Parque Natural Arribes del Duero. Además de poder probar los platos más selectos disfrutando de la naturaleza y los mejores paisajes. Calle José Antonio Caballero 10, Aldeadávila de la Ribera, Salamanca. Tel.: 923 505 039.

El Rincón de San Cristóbal. En la población de Salamanca. Un lugar especial en el que la comida se convierte en un arte refinado y estético. Colores, sabores, olores... una curiosa y exquisita mezcla de lo tradicional y lo más nuevo. Plaza San Cristóbal, Salamanca (centro). Tel.: 923 603 923.