Álvaro Ramírez, consejero delegado de Sage España

"Lo más difícil para las pymes vendrá después del verano"

Ingeniero superior de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid, fundó SP hace 20 años. Cuando Sage compró esa compañía, quedó a la cabeza de la delegación española del grupo dedicado a la gestión empresarial y servicios para la pequeña y mediana empresa.

Álvaro Ramírez se autodefine como "optimista, no catastrofista". Pero desde la dirección de Sage, empresa con 339.700 clientes en España, de los cuales el 99,4% son pymes, ha visto cómo en los últimos meses han desaparecido parte de las compañías que se benefician de sus servicios. Cuenta que cuando Sage las llama para renovar los contratos, es común escuchar que, aunque están contentas con la relación, no pueden pagar la factura. "No es un caso, han sido muchos y nuestras respuestas son complicadas, porque no es un asunto de insatisfacción, sino de pura liquidez".

Desde su posición de testigo de la situaciónde crisis de laspymes -yde aliado, como pretende ser-, opina sobre el contexto actual y presenta soluciones. Se remite a la sabiduría popular de un campesino con el que se topó recientemente para ofrecer su recomendación: "Aquel hombre decía que la crisis es como una china en el zapato.Molesta, pero hay que adaptarse a ella y seguir andando". Detenerse, a su juicio, sería el peor error.

PREGUNTA. ¿Cómo es la situación de las pymes en estos momentos?

RESPUESTA. Hace diez meses, cuando se planteó la crisis, vimos cómo las empresas medianas y grandes empezaron a verse muy afectadas. Después del verano, las pymes percibían la crisis, pero aunque no la tenían, sí pensaban en reorganizarse o reducir costes. Ahora nos damos cuenta de cómo sí están afectadas. Su situación es complicada desde hace cuatro meses. En algunos foros surgen noticias sobre la desaceleración y afirmaciones de que estamos tocando suelo, pero yo creo que quedanmeses complicados, donde los indicadores pueden seguir deteriorándose y en los que desaparezcan empresas.

P. ¿Cómo se ha visto afectada la cartera de clientes de Sage?

R. Tenemos tres divisiones con perfiles muy distintos. En las de empresas medianas y grandes no hemos visto cambios sustanciales en la cartera de clientes. En la pequeña sí hemos visto variaciones. No tenemos una estimación numérica, pero veníamos de años de crecimiento y ahora hay retrasos en los pagos. Además, estamos notando que están desapareciendo más empresas que antes.

P. ¿Cuáles han sido las comunidades autónomas más afectadas?

R. Las regiones que más crecen en momentos normales son las que más están padeciendo la crisis:Madrid, Cataluña y Valencia.

P. ¿Qué regiones se han salvado?

R. Andalucía no está sufriendo tanto, pero no sé si es una fortaleza o una debilidad. Considero que no ha sido capaz de crecer como otras zonas y, entonces, en una situación complicada, no decrece tanto, tiene menos pérdidas.

P. ¿Cree que la crisis en las pymes ya tocó fondo?

R.No. En la historia hemos visto cómo, cuando las empresas grandes ya no crecían, las pequeñas sí lo hacían. Ahora estamos al revés. Las grandes han frenado su caída, pero las pequeñas, no. Creo que lo más difícil para las pymes vendrá en el primer trimestre después del verano. Y a partir de ahí llegará una situación de sostenimiento. Claro, ahí influirán factores internacionales y medidas oficiales.

P. ¿Qué iniciativas hacen falta?

R.Ha habido sensibilidad de todos los Gobiernos, nacional y autonómicos, pero muchas veces no están cerca de las pymes. Se necesitan ayudas generales en temas de empleo, crédito y formación, que todas las Administraciones y empresas como nosotros debemos apoyar. Las soluciones deben llegar a las pymes de forma asequible.

SOLIDARIDAD "Nos hemos adaptado y estamos tratando de ayudar"

Sage se ha visto afectada por los impagos de sus clientes en los últimos meses. Álvaro Ramírez reconoce que eso les ha llevado a buscar fórmulas nuevas: "Nos hemos adaptado y estamos tratando de ayudar con distintas iniciativas. Como proveedor importante y líder entre las pymes, nos hemos sensibilizado y las empresas lo notan".

Entre las acciones que la empresa ha tomado en el marco del plan de ayudas Sage Contigo, lanzado en marzo, destaca la congelación de precios en los productos y en la renovación de los servicios. Los acuerdos se han flexibilizado y hay nuevas políticas de financiación, mensuales, semestrales y anuales, que facilitan la incorporación de soluciones tecnológicas en las pymes.

Sage también ofrece acceso y tramitación gratuita de las subvenciones del Plan Avanza Pyme (para la adquisición de soluciones que incorporen la factura electrónica) y del Plan Avanza Formación (con la puesta en marcha de cursos y seminarios gratuitos sobre cómo orientar y mejorar los procesos y negocios en tiempos de crisis).

Además, la compañía ha llegado a un acuerdo con la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) para el desarrollo conjunto de la plataforma de factura electrónica efacturaCajas. Ramírez espera que la integración se traduzca en un ahorro de costes para las empresas y en la agilización del circuito de cobro y pagos. "Además de esas iniciativas, hemos sensibilizado a nuestro personal. Internamente ha habido acciones humanas con los más de 1.600 empleados de la compañía. Es una manera de expresar nuestro apoyo absoluto", afirma.

El consejero delegado opina que las pymes deben adaptarse a la crisis y no dejar de avanzar. "Eso sí, deben ser muy prudentes y manejarse con escenarios reales, no optimistas ni imaginarios", agrega.

TECNOLOGÍA "Las TIC permiten ver entre la bruma"

La empresa que dirige en España provee de tecnología a más de seis millones de clientes en el mundo, pero Álvaro Ramírez advierte que su mensaje es desinteresado. Piensa, como muchos expertos, que el manejo de las TIC es esencial.

¿Cómo influye el uso de la tecnología en el manejo de la crisis?

La tecnología en los modelos de gestión de las compañías es uno de los factores diferenciales para afrontar la situación. Mi mensaje es objetivo, desinteresado. Luego de haber vivido varias crisis, me doy cuenta de que las pymes que saquen partido de la información -las capaces de prever su tesorería, la situación de sus clientes y la relación con los proveedores- tienen más posibilidades de sobrevivir. Las TIC otorgan productividad y permiten ver en un mundo lleno de bruma.

¿Considera que las pymes españolas han sido sordas al llamado de incorporarse a las TIC?

En los últimos 15 años las pymes han evolucionado espectacularmente con las TIC, porque teníamos también un retraso espectacular. Había tanto para desarrollarse y con tanto retorno, que se incorporaron. Ahora hay una mayor sensibilización y utilización de las TIC. Ese porcentaje de empresas va a tener más oportunidad que el resto de vivir en este entorno duro. No puedo decir cuánto está sensibilizada hoy la pyme, pero ha habido una evolución enorme. Parte de la responsabilidad de empresas como Sage es dar el mensaje, porque la formación es esencial. Nosotros seguiremos transmitiéndolo.