El futuro de OPEL, en el aire

Alemania busca contrarreloj inversores para que la producción siga adelante.

Al mismo, negocia con el gigante estadounidense General Motors, después de que éste se desprendiera de la firma alemana por problemas financieros. La reunión de anoche, que se alargó durante más de ocho horas, no ha aportado soluciones. Es más, ha sorprendido al ejecutivo alemán por las nuevas exigencias de los americanos. La sorpresa a la que se refería Von Guttemberg es que el gigante estadounidenses pide ahora 300 millones deeuuros más de los 1.500 que Alemnia pretendía cubrir entre el Estado, los länder y los créditos bancarios.