Crisis del motor

General Motors logra un acuerdo con sus bonistas que podrán alcanzar hasta el 25% del capital

General Motors ha alcanzado un acuerdo con sus bonistas que recibirán un 10% del capital de la compañía, al que podrían sumar otro 15% adicional si se dieran ciertas condiciones de capitalización, si bien, el acuerdo no excluye que la automotriz acabe declarando su suspensión de pagos. Los títulos de la compañía han vuelto a cotizar con subidas superiores al 10%.

General Motors vuelve a ser el nº 1 en ventas
General Motors vuelve a ser el nº 1 en ventas

General Motors se ha comprometido a ofrecer warrants a los bonistas para que estos eleven su participación accionarial hasta el 10%, que podría convertirse en un 25% si se dan determinadas circunstancias. La empresa, que negocia unos términos que han sido previamente aprobados por el Gobierno, impone además como condición para esta nueva oferta que estos acreedores no se opongan al proceso de reestructuración que experimentará la empresa. El plan es transferir los activos rentables, las marcas Cadillac, Buick y Chevym a una nueva General Motors que emergería de esta crisis mucho más pequeña y con un balance más saneado.

Este cambio, no anticipado, que proveerá de incentivos a los tenedores de una deuda de unos 27.000 millones de dólares, no elimina la posibilidad de que se termine instando el concurso de acreedores.

General Motors ha asegurado que la propuesta del Tesoro de Estados Unidos "proporciona incentivos a los tenedores de bonos no asegurados para que apoyen los esfuerzos de reestructuración" de la compañía.

De momento, el 35% de los acreedores ha aceptado este acuerdo y el resto tiene hasta las 17.00 de la tarde del sábado para anunciar "declaraciones de apoyo" en las que indiquen que no se opondrán a la venta de activos de la antigua GM a la nueva empresa.

De cumplirse todas las condiciones propuestas, la nueva General Motors mantendría una deuda consolidada de 17.000 millones de dólares. Y su capital quedaría repartido entre el Departamento del Tesoro, con un 72,5%; el sindicato United Auto Workers (UAW), con un 17,5% y los acreedores, con un 10%.