Automoción

GM cae más de un 15% tras no alcanzar un acuerdo sobre su deuda

General Motors (GM) informó hoy de que no ha convencido al número suficiente de acreedores para realizar el canje de deuda por acciones que le permita reducir su carga financiera. La falta de acuerdo está penalizando el valor que cae un 15%.

General Motors admitió hoy que ha fracasado su propuesta para convertir en acciones un total de 27.200 millones de dólares (19.500 millones de euros al cambio actual) de deuda no asegurada.

La multinacional norteamericana reconoció que, tras expirar el plazo para acogerse a este programa de cambio de deuda por acciones, los acreedores que se han acogido al mismo no son suficientes para satisfacer las exigencias del Departamento del Tesoro.

Por consiguiente, al no cumplirse esta condición ni otros requerimientos adicionales, General Motors ha decidido suspender este canje de deuda. Además, el grupo anunció una reunión de su consejo de administración para evaluar los siguientes pasos de la empresa.

En Europa

El grupo General Motors ha procedido a una reorganización de sus activos de las marcas Opel y Vauxhall Europa, que quedan bajo la gestión de la filial alemana Adam Opel, informaron hoy a Europa Press en fuentes oficiales de la compañía. Las mismas fuentes indicaron que entre los activos incluidos en esta reestructuración figuran tanto las fábricas como las organizaciones de ventas y los derechos de propiedad intelectual pertenecientes a las marcas Opel y Vauxhall.

El objetivo de esta cesión de activos es "facilitar la posible formación de un acuerdo fiduciario que permita lograr financiación puente por parte del Gobierno alemán".

Esta estructura fiduciaria facilitaría el desarrollo de las operaciones de Opel en Europa, independientemente de lo que suceda con su matriz en Estados Unidos, y a la vez permitiría disponer de más tiempo para negociar con los inversores interesados en la firma alemana.

Los candidatos a tomar una participación de control en Opel son el grupo automovilístico italiano Fiat, el fabricante canadiense de componentes para vehículos Magna y la sociedad belga RHJ International (Ripplewood), a las que se sumó ayer a última hora la china BAIC.

Las acciones de GM ceden un 15%

Los títulos de General Motors (GM) pierden hoy más de un 15% de su valor tras confirmarse que los acreedores de la compañía han rechazado el canje de deuda por acciones.

El rechazo de los acreedores a la propuesta de GM y del Departamento del Tesoro estadounidense de canjear 27.200 millones de dólares en deuda no asegurada por un 10% del accionariado del fabricante obligará a la empresa a declarase en suspensión de pagos.

"La cantidad principal de notas ofrecidas fue sustancialmente inferior a la cantidad requerida por GM para satisfacer la reducción de la deuda exigida en su acuerdo de préstamo con el Departamento del Tesoro", informó la empresa automovilística poco antes de la apertura de los mercados de hoy.

GM, en consecuencia, decidió cancelar la oferta de cambio de deuda por acciones.

Los ministros de Industria de la UE se reunirán para debatir el futuro de Opel

La Comisión Europea ha convocado una nueva reunión de los ministros de Economía y de Industria de la UE para discutir la venta del fabricante de coches Opel, filial de la estadounidense General Motors.

"Hemos invitado a los ministros de Economía e Industria de la UE para intercambiar información y lograr una actuación coordinada", explicó hoy el portavoz de Industria del Ejecutivo comunitario, Ton van Lierop.

El portavoz afirmó que la intención de la Comisión es que la reunión se celebre "lo antes posible", pero que todavía no se ha fijado una fecha.

La noticia de este encuentro se conoció después de que el primer ministro belga, Herman Van Rompuy, y el presidente de la región flamenca, Kris Peeters, escribieran al Ejecutivo comunitario para pedirle que tome la iniciativa y facilite que todos los países con fábricas de Opel participen en las negociaciones sobre las ofertas que han hecho los diferentes candidatos a comprar el constructor.

El Gobierno belga se queja de que, en estos momentos, por parte europea sólo el Gobierno alemán participa en la toma de decisiones sobre el comprador de Opel, sin tener en cuenta al resto de países que albergan plantas de este fabricante.

Opel cuenta con cuatro fábricas en Alemania, donde emplea a unos 25.000 trabajadores, y dispone de factorías en España (en la localidad zaragozana de Figueruelas) Bélgica, Polonia y Reino Unido. La plantilla total de Opel en Europa supera los 50.000 empleados.

Los países de la UE afectados por el futuro de Opel ya se reunieron el pasado 13 de marzo en Bruselas para coordinar su actuación, pero no lograron compromisos concretos.