Turismo

Los hoteles españoles se ven obligados a cerrar en México por la falta de clientes

Las cadenas hoteleras españolas han cerrado temporalmente hasta el 80% de la planta hotelera en México ante la falta de demanda turística. Los touroperadores estiman que se han cancelado el 70% de los viajes.

El miedo que ha generado la gripe A en México ha provocado una crisis real en el sector turístico. Hay una mayor tranquilidad entre las autoridades sanitarias sobre la virulencia de esta enfermedad, sin embargo, la alarma generada ha originado graves daños económicos en el sector turístico.

Las empresas españolas ofrecen su balance particular. Cadenas como Sol Meliá, Riu, Iberostar, NH, Globalia, Barceló y Fiesta tienen juntas unos 40 hoteles en la zona. En algunos casos, han tenido que cerrar el 80% de la planta hotelera hasta que se recupere la normalidad.

"Hemos cerrado ocho establecimientos de los diez que tenemos en México y concentrado a todos los clientes en dos hoteles, uno en Cancún y otro en la ciudad, DF", señalan fuentes del grupo Globalia, propiedad de la familia Hidalgo. Con su aerolínea Air Europa también ha tenido que anular cinco de cada seis vuelos que operan hacia el país este mes.

La gripe también ha tocado los cimientos del grupo Riu. La cadena familiar que cuenta con 14 establecimientos en México, se ha visto obligada a cerrar la mitad de ellos por la escasez de visitantes. "Nos hemos dado un plazo de varias semanas -hasta el 21 de este mes- para comprobar cómo se comporta el mercado y actuar en función del mismo", señalan en la empresa .

Otra de las cadenas con gran peso en el país es Sol Meliá. La cadena de la familia Escarrer dispone de nueve hoteles en las zonas más visitadas de México. De ellos, ha cerrado dos por el problema de escasez de clientes en Cancún y en la isla de Cozumel. Según la Secretaría de Turismo, la ocupación hotelera de esa zona es de tan sólo un 15%.

Precisamente hacia esa zona turística, las cancelaciones de viajes alcanzan ya el 70%, según los principales touroperadores, mientras que las navieras han anulado 64 cruceros, lo que representa una pérdida de diez millones de dólares (7,5 millones de euros) en este negocio.

Actualmente, el porcentaje de españoles que viajan a México se mueve entre un 10% y un 15%. La temporada alta de españoles que visitan el país mexicano se produce en verano. Por este motivo, las cadenas hoteleras consideran que el impacto aún es pequeño, pero que "hay que poner cartas en el asunto para evitar males mayores si esta situación prevalece en el verano".

La cadena NH asegura que no ha vivido grandes efectos de la crisis sanitaria, ya que la mayoría de los establecimientos que tiene en México pertenecen al segmento urbano. Este negocio se está comportando de diferente forma al vacacional. Las aerolíneas también están sufriendo las consecuencias de esa enfermedad con el desplome de las ventas hacia México. Tratan de evitar el contagio tomando medidas sanitarias en vuelo.

Confianza en recuperar la normalidad en dos meses

Los hoteleros españoles piensan que "la situación se ha desbordado debido a la alarma y pánico que ha surgido con la gripe A". Los empresarios confían en recuperar la normalidad "en dos meses como máximo, una vez se haya ofrecido una solución sanitaria". En su opinión, la cancelación de las reservas responden al pánico generado en torno a esta enfermedad "debido a una mala comunicación". La nueva gripe A, que ya afecta a más de 7.500 personas en todo el mundo y ha causado la muerte de 65 personas, no está perjudicando, de momento, al turismo español.

Según la industria turística, "se espera que los casos existentes de afectados no generen una situación de miedo porque no haya razón objetiva de pensar que en España haya situación de riesgo".