Política monetaria

El FMI desaconseja crear una moneda única en América Latina

El Fondo Monetario Internacional dijo el miércoles que no estaban dadas las condiciones para la creación de una moneda única en Latinoamérica, por la ausencia de una coordinación fiscal y monetaria efectiva entre los países.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, quien busca extender al continente su socialismo del Siglo XXI, anunció recientemente la creación del Sucre, un sistema monetario de compensación regional para el comercio.

La moneda propuesta por Chávez entraría en vigor en el 2010 como un mecanismo para enfrentar la crisis financiera global y contrarrestar la hegemonía del dólar en el mercado financiero mundial.

"En el contexto regional, es difícil imaginar que esto fuese un proceso para el cual ya los países estén listos", dijo Nicolás Eyzaguirre, director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, en una conferencia de prensa en Asunción, al preguntársele sobre la creación de una moneda para la región.

"Cuando se habla de una moneda común entre distintos países, es menester que las macroeconomías de los países estén completamente alienadas en el mismo tipo de política y, además, que las características estructurales de esas economías sean bastante parecidas", explicó.

Venezuela acordó la creación del Sucre a mediados de abril con sus aliados del ALBA, un bloque que incluye a Bolivia, Nicaragua y Cuba. Chávez dijo que en septiembre se iniciarían algunos proyectos piloto y que el sistema estaría funcionado a comienzos del próximo año.

Pero el director del FMI consideró que la puesta en marcha de este tipo de iniciativas aún no es conveniente.

"Si una economía es muy industrial y otra economía es muy extensiva en productos alimentarios, por ejemplo, no es altamente recomendable que tenga la misma moneda, porque los ciclos industriales y los ciclos de alimentos no son iguales", explicó Eyzaguirre.

"Pero por sobre todo tiene que tener políticas, fiscales, monetarias y financieras sumamente coordinadas", añadió.