Nueva York

Wall Street consigue cerrar la semana en positivo al lograr un ascenso del 1,68%

El Dow Jones de Industriales ha despedido con un ascenso del 0,54% una sesión muy volatil en la que los inversores han evaluado los datos económicos y de ventas de automóviles en Estados Unidos. El índice concluyó la semana con ganancias del 1,68%.

El mercado Nasdaq, donde negocian numerosas empresas de tecnología e internet, ha subido un 0,11% hasta situarse en los 1.719,20 puntos, mientras que el selectivo S&P 500 ha avanzado un 0,54%hasta decir adiós en los 877,52 puntos. En la semana, el Nasdaq ha avanzado un 1,47% y el S&P 500 ha ganado un 1,3%.

Los principales indicadores de Wall Street han hecho gala de la volatilidad después de conocerse datos de la economía y la confianza de los consumidores. Asimismo, también influyeron en esa tendencia otras cifras relativas a las ventas de automóviles en EE UU en abril, que fueron sensiblemente inferiores a las de hace un año, aunque en algunos casos algo mejores de lo que se esperaba.

Las ventas de General Motors el mes pasado bajaron un 33,7% respecto a las de hace un año, pero fueron un 11% superiores a las de marzo. La empresa señaló que percibe que la demanda se estabilizará después de las agudas caídas de finales de 2008. En el caso de Ford, las ventas descendieron un 31,6% respecto a 2008, pero el fabricante constató que en seis de los siete últimos meses ha subido su cuota de ventas a particulares.

Las acciones de GM recortaron un 5,73% y cerraron a 1,81 dólares, mientras que los títulos de Ford terminaron la sesión a 5,69 dólares, 29 centavos o un 4,85% menos que en la jornada anterior.

GM fue la empresa que más perdió entre las 30 compañías que incluye el Dow Jones, seguida de American Express, con un descenso del 3,69%, Citigroup, que bajó un 2,62%, y Bank of America, que retrocedió el 2,58%.

La Reserva Federal y el Departamento del Tesoro de EE UU divulgarán el próximo jueves, en lugar del lunes como estaba previsto, los resultados del análisis que han realizado a las 19 mayores entidades bancarias del país, algo que mantiene inquieto al mercado bursátil. Las autoridades reguladoras han reiterado en diversas ocasiones que no tratan de evaluar la solvencia actual de los bancos, sino la capacidad que tienen para afrontar un empeoramiento de la situación económica y financiera en un plazo de dos años.

El mercado neoyorquino reaccionó con cierto optimismo a los datos que difundió el Instituto de Gestión de Suministros, que reflejaron una moderada mejora de la actividad manufacturera en abril, aunque el sector se ha mantenido en una fase de contracción durante quince meses consecutivos. El índice de actividad que elabora esa entidad se situó el mes pasado en 40,1 puntos, frente a los 36,3 puntos de marzo y a los 38,4 puntos que esperaban los economistas.

Los pedidos a las fábricas bajaron un 0,9% en marzo, después de registrar un incremento del 0,7% en febrero, según cálculos del Departamento de Comercio de EE UU.

El índice de confianza que elabora la Universidad de Michigan sugirió una perspectiva más favorable de los consumidores respecto de la marcha de la economía, que se situó en 65,1 puntos en abril, desde los 57,3 puntos de marzo.

Las acciones de Mastercard se dejaron un 5,75%)y cerraron a 172,90 dólares, después de anunciar que su beneficio mermó un 18% en el primer trimestre.

La petrolera Chevron, la segunda mayor de EE UU, se anotó una caída del 64% en su beneficio en el primer trimestre, debido a un retroceso de la demanda y de los precios de los carburantes, pero sus acciones subieron un 1,16%, hasta cambiarse a 66,87 dólares.

La deuda pública a diez años bajaba de precio y ofrecía una rentabilidad del 3,15%.