Planes de pensiones

Las carteras de renta variable empiezan a ver el horizonte más despejado

Las pérdidas de los planes de pensiones más castigados en el último año y medio, es decir, los de renta variable, han ido limándose de forma gradual durante las últimas semanas, en especial desde que el pasado 9 de marzo las Bolsas, en particular la española, se situaron en mínimos anuales. A estas alturas del año, cuando han desaparecido ya del calendario las primeras cuatro hojas, los planes presentan un balance prometedor, aunque todavía en trance de curación, ya que son minoría los planes que se han podido colocar en positivo en el año, apenas una docena. Según ha ido avanzando el mes de abril, el número de planes bursátiles en positivo ha ido en aumento de forma continuada, con la única excepción de la semana anterior, la penúltima de abril.

Las expectativas que manejan los analistas y gestores, que han vaciado muchas de sus posiciones en renta variable durante el primer trimestre del año, son ahora bastante más positivas en la medida en que el principal escollo de los mercados en estos dos últimos años, la crisis financiera, se encuentra en fase de recomposición. El otro escollo es indudablemente la propia recesión económica, cuya profundidad ha causado y está originando grandes problemas a la mayor parte de las empresas cotizadas. Pero la sensación que existe es que la evolución cíclica de la economía, al menos de las grandes economías, en especial de Estados Unidos, puede empezar a clarear antes del verano y en todo caso a lo largo de la segunda mitad, lo que abriría las puertas a una reconstrucción más efectiva de las Bolsas y de las cotizaciones, es decir, de los índices bursátiles y a la postre de los planes de pensiones que actúan en las Bolsa.

Estas consideraciones podrían hacer aconsejable a aquellos inversores que salieron de los planes bursátiles en los meses pasados para refugiarse en planes de perfil más defensivo, la toma de posiciones, de forma posiblemente gradual, en los planes de más riesgo, quizás empezando por los planes de tipo mixto.