Análisis de valores

A la espera del plan de Acciona

Los analistas creen que el nuevo plan estratégico de Acciona, que se espera para el último trimestre, puede ser un catalizador para el valor.

El reciente acuerdo suscrito entre Acciona y Enel, que supone la salida de la empresa española de Endesa y la compra de activos verdes de esta eléctrica, fue un hito significativo en la configuración de un nuevo grupo centrado en el área de los servicios públicos, especialmente energéticos. Y tuvo un impacto en Bolsa que ahora se ha diluido. Acciona cerró ayer a 76,25 euros, con una caída anual del 13,23%.

La pérdida de estímulo no significa que, según los analistas, la compañía participada por la familia Entrecanales carezca de catalizadores que puedan mejorar su trayectoria a medio y largo plazo. Pero consideran que, dada la susceptibilidad del mercado, es necesario el cierre definitivo de esa operación -que está previsto para julio o septiembre- y que el grupo comience una nueva etapa con un perímetro y prioridades totalmente clarificados.

"Acciona previsiblemente presentará su nuevo plan estratégico en el tercer trimestre de este año. Será un paso importante hacia una mayor transparencia de su perfil y de sus objetivos", señala Emilio Rotondo, de Fortis.

ACCIONA 100,20 0,80%

También el equipo de análisis de Credit Suisse afirma que está pendiente de ese plan, el primero de la nueva Acciona, aunque apuntan ya que la división energética seguirá siendo el principal motor de crecimiento. Estos expertos se encuentran entre los que creen que los factores de impulso del valor en la primera mitad del año no son elevados.

Para Bruno Almeida da Silva, de BPI, a la espera que se aborde la reorganización, la empresa se consolida como el tercer grupo mundial de energía eólica. Destaca otro aspecto sustantivo: que no necesitará abordar un programa de refinanciación de su deuda a corto plazo. Su consejo es de comprar, con un precio objetivo de 139,50 euros.

Aunque quedan temas pendientes, que se conocerán una vez se cierre este largo proceso, los datos apuntan a que la aportación al Ebitda del área eléctrica estará por encima del 80% y que el endeudamiento pasará de los 17.897 millones de euros del 31 de diciembre a unos 6.300 millones. Este recorte se producirá después de la venta de su 25% de Endesa, de la desconsolidación de la deuda por la eléctrica y de la compra de los activos de energías renovables.

Pero en los resultados del primer trimestre, que presentará el 13 de mayo, se verá la huella de la caída de los precios energéticos. No obstante, Emilio Rotondo cree que las cifras irán a mejor, que aumentará los márgenes y que la compañía "está barata". Su consejo es comprar. Del colectivo de analistas consultados por Bloomberg, un 75% recomienda comprar; un 15%, mantener y un 10%, vender.