Alterta sanitaria

Primera víctima mortal por gripe porcina en EE UU

Las autoridades estadounidenses han confirmado que la gripe porcina se ha cobrado su primera víctima mortal en el país. Se trata de un niño mexicano de 23 meses que se encontraba en Houston para recibir tratamiento médico. Es la primera persona que muere fuera de México, donde ya se han certificado 159 fallecimientos a causa de una enfermedad que se extiende ya por todo el mundo.

En EE UU hay confirmados 66 casos de esta enfermedad y algunos de ellos en California y Texas están siendo tratados en hospitales, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades. En Nueva York, algunos de los enfermos son estudiantes de un colegio de Queens que estuvieron de visita en México recientemente y personas que hay sido contagiadas por ellos. Se sospecha que en otros colegios esté habiendo más brotes.

En estados fronterizos como Texas, muchos centros educativos están cerrados y en otros se están haciendo pruebas a los alumnos. El ratio de absentismo se eleva.

El presiente del Gobierno, Barack Obama, ha pedido 1.500 millones de dólares al Congreso para luchar contra una epidemia que aún no se sabe cuán letal puede llegar a ser y el gobernador de California, Arnold Schwrzenegger declaró ayer el estado de emergencia, una medida que ha puesto en guardia a laboratorios y hospitales en todo el estado.

Obama pide la colbaoración ciudadana

El presidente ha dicho a primera horas de la mañana que su Gobierno está en contacto contínuo con las autoridades de los estados de la frontera para monitorizar la situación. Obama aprovechó un acto de contenido político, la bienvenida a su partido de Arlen Specter, un senador republicano que acaba de cambiar de filas, para pedir a las pequeñas comunidades que estuvieran en situación de vigilancia e informaran a las autoridades en caso de que se detectaran más casos. "Necesitamos su ayuda". Además, pidió que se cerraran temporalmente los colegios en los que se hayan detectado casos de fiebre porcina o se sospecha que la haya.

"Los americanos deben saber que el Gobierno va a actuar pero los ciudadanos tienen que cumplir su parte, lavandose las manos, tapándose la boca al toser e impidiendo que los niños enfermos vayan al colegio o que los mayores vayan al trabajo si también lo están", dijo Obama.