Previsión

Escada se ve cerca de la insolvencia si el plan de ajuste no fructifica

Ni las marcas de lujo pueden esquivar la caída generalizada de las ventas en el sector textil. Después de las dificultades por las cuales pasó la casa Cavalli -finalmente ha podido salvar su línea joven Just Cavalli-, otra de las marcas más cotizadas del mundo de la moda está al borde de la quiebra. Según Bruno Saelzer, director ejecutivo de Escada, la firma alemana podría tener que recurrir a la insolvencia ya en julio si su plan para recuperar sus finanzas fracasase.

"Tenemos el dinero exacto para conseguir sacar la firma adelante" dijo ayer Markus Schuerholz, director financiero de Escada, en el encuentro anual de la compañía en Múnich. Explicó que si el plan para ampliar su capital, modificar las emisiones de bonos y negociar líneas de crédito no lograse concretarse, la única alternativa seria la insolvencia. La pasada semana, la que es una de las marcas más conocidas en el mercado textil del lujo, anunció que necesitaba de 30 millones de euros para asegurar su sobrevivencia, tras perder 70 millones de euros entre 2007 y 2008 por una abrupta caída de la demanda y sumar una deuda neta de 178 millones de euros a data de 31 de enero.

Entre las medidas anunciadas ayer por Escada están la apertura de cinco o seis outlets en Europa y Estados Unidos este año para deshacerse de su stock descomunal y la posible venta de su unidad Primera, que incluye las marcas Apriori, BiBA, Cavita y Laurel, por la simbólica cuantía de un euro.

El futuro indefinido de Escada ha derrumbado la cotización de la firma en Bolsa, pues sus acciones se desplomaron ayer un 18%, hasta los 2,45 euros.