Las constructoras sueltan lastre

Ferrovial recibe hoy las ofertas finales por Gatwick

El primero de los tres aeropuertos que Ferrovial debe vender en Reino Unido, el de Gatwick, ha entrado en la vía rápida de su proceso de desinversión. Hoy lunes las firmas interesadas por la segunda plaza de Londres -tras Heathrow- deben mostrar sus cartas a Ferrovial. Presentadas las ofertas, el grupo que preside Rafael del Pino hará una última selección tras siete meses de operación en plena crisis.

En liza estará el fondo de infraestructuras de Citi, encabezando un grupo en el que también figuran el gestor del aeropuerto de Canadá y la estadounidense John Hancock Life Insurance. Fuentes cercanas al proceso opinan que éste será el consorcio que más carne ponga en el asador debido a que Citi acaba de aparcar la pretendida inversión de 1.900 millones en el aeropuerto de Chicago.

El fondo que dirige el ex ejecutivo de Ferrovial Juan Béjar se verá las caras con tres oponentes. Global Infraestructure Partners, participada por Credit Suisse y General Electric, ha manifestado su interés por llegar hasta el final y sumar Gatwick, en su cesta de activos, al también londinense City Airport. Tercero en este concurso privado que supervisa la Comisión de Competencia británica es el tándem formado por el aeropuerto de Manchester y el fondo canadiense de infraestructuras Borealis. Y, finalmente, está previsto que se sume a la pugna el único contendiente británico: la entidad de capital riesgo Terra Firma.

Como informó el pasado sábado CincoDías, este último ofertante se ha apuntado al proceso en el último mes, después de que los tres grupos citados pidieran un aplazamiento para organizar la financiación de la adquisición. Fuentes consultadas por este periódico explican que Ferrovial accedió a dar más plazo a cambio de la libertad para seguir con el trabajo de captación de posibles interesados.

Con la desinversión en su recta final, la española ha vivido con la presión de la crisis hasta llegar a este punto. En septiembre de 2008 sacó Gatwick al mercado dando por descontado que Competencia le obligaría a fragmentar la cesta de aeropuertos que controla a través de la filial BAA. Corrían ya malos tiempos para la economía.

En enero se vio forzada a rechazar la poco documentada oferta de la constructora alemana Hochtief, y dos grupos liderados por 3i y Deutsche Bank se cayeron voluntariamente de la puja.

Hoy espera cuatro ofertas. El dinero irá bien para recortar deuda.