Las constructoras sueltan lastre

Sobreoferta de infraestructuras en el mercado europeo

Un paquete de 18 activos y negocios que esperan nuevo dueño suman 20.000 millones de valoración.

Citi no ha logrado reunir la financiación necesaria para hacerse con el aeropuerto de Chicago; ACS ha aplazado en varias ocasiones la colocación de su filial de servicios portuarios por petición de las empresas interesadas; Atlantia está presionando a Cintra para que rebaje en más de 300 millones el precio de cinco autopistas chilenas... Y Ferrovial pelea por evitar el deterioro del valor del aeropuerto londinense de Gatwick, por el que hoy recibe las ofertas definitivas tras siete meses de proceso de venta en plena crisis.

Corren malos tiempos para desprenderse de negocios y activos de infraestructuras, y quienes podrían aprovechar las decenas de oportunidades a precio de saldo tienen casi cerrada la ventanilla de los bancos. Sin duda, una de las derivadas de la crisis es que Europa se ha convertido en un mercadillo con excesivo stock en infraestructuras.

'Los dossieres de venta se agolpan en los bancos de negocio, que han pasado de gestionar peras en dulce a tener en sus manos verdaderos problemas', expresa el primer ejecutivo de una firma concesionaria española. Y es que, a pesar de que los vendedores han rebajado sus expectativas de ingresos, un total de 18 activos y negocios en toda Europa, valorados en 20.000 millones de euros, hacen cola para encontrar comprador, según un recuento elaborado por el equipo de analistas de infraestructuras de Credit Suisse.

'Numerosos fondos de infraestructuras disponen de miles de millones. Esperamos que estas entidades sean las mayores compradoras de activos en 2009', cita Credit Suisse

Hace poco más de un año el hecho de que se ofreciera un aeropuerto en cualquier punto del mundo era un acontecimiento inusual al que acudían inversores como moscas. Hoy, se trata del producto más abundante. 'En 2007 se pagaba cerca de 30 veces el Ebitda de esos aeropuertos y los bancos financiaban las operaciones con la seguridad de que los retornos estaban garantizados', cita una fuente del sector aeroportuario.

En un contexto cada vez más desfavorable Ferrovial saca brillo a Gatwick, pese a que sus cifras hablan de una caída de tráfico del 15% en 2009: 'Es el aeropuerto de una sola pista con más tráfico del mundo y cuenta con tarifas reguladas que aseguran el rendimiento de las inversiones', comentan desde la empresa, que también debe quitarse de encima los aeropuertos de Stansted y Glasgow por mandato de la Comisión de Competencia británica.

Minusvalorado por la actual crisis en unos 1.800 millones, Global Infrastructure Partners, Citi, el fondo Terra Firma y el gestor del aeropuerto de Manchester van a ofertar un precio hoy lunes que hace dos años sería irrisorio.

En contra de Ferrovial y de su filial aeroportuaria BAA juega, según distintos analistas, la necesidad de vender, tanto por el citado imperativo regulatorio como por la presión de la deuda que soporta el grupo. Además, al paquete de BAA le acaba de salir competencia con la operación de traspaso del aeropuerto de Bristol, cuya venta ha sido decidida por el fondo Macquarie. Los datos que han trascendido hablan de una valoración entre 350 y 550 millones de euros para un aeródromo que da servicio a seis millones de pasajeros al año.

Lo que tampoco ayuda a los anuncios de desinversión es que compiten con grandes planes públicos de obra civil. El AVE portugués, con 1.500 millones en juego, o el enlace de alta velocidad ferroviaria entre Burdeos y Tours, proyecto que requiere una inversión de 7.200 millones, son ejemplos como para que los posibles compradores reserven fuerzas. India y EE UU, con sus planes de privatizaciones y proyectos de colaboración público privada, también han llamado la atención de las mayores constructoras y concesionarias. 'Los proyectos concesionales siguen atrayendo financiación por tratarse de activos con ingresos recurrentes en los que el beneficio tiene como destino prioritario el pago de la deuda', explicó la semana pasada a los analistas Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL.

Bajo el punto de vista de este veterano de la construcción, India, EE UU y los nuevos miembros de la UE que reciben fondos estructurales son los destinos más atractivos para la inversión.

La financiación se complica

'Muchos bancos están dispuestos a prestar menos, lo que aumenta el número de los prestamistas que participan en estas operaciones y se alargan las negociaciones', valoran en su informe los analistas de Credit Suisse, Robert Crimes y Ur-cheng Leong. A esta circunstancia, según añaden, se suma la poca disposición de la industria a elevar su nivel de apalancamiento; el elevado coste de la deuda, con diferenciales al alza, y la debilidad actual del negocio aeroportuario o de la gestión de carreteras, ante la caída de los flujos de tráfico.

Credit Suisse detecta dos jugadores capaces de poner dinero en juego: fondos de inversión y compañías del campo de las infraestructuras, depositando sus mayores expectativas en los primeros.

Los fondos especializados levantaron 28.000 millones en 2007 y otros 20.000 millones en 2008, por lo que debe haber dinero a cobijo: 'Numerosos fondos de gran volumen disponen aún de miles de millones de dólares para invertir. Esperamos que estas entidades sean las mayores compradoras de activos a lo largo de 2009', exponen los analistas.

Este año es otro cantar. Credit Suisse recuerda un par de operaciones de calado: la italiana F2i ha captado 1.850 millones y Alinda otros 3.000 millones. Un tercer fondo, participado por los bancos estatales CDP (Italia), CDC (Francia) y KfW (Alemania), ha tendido las redes para pescar 1.500 millones.

El sector aeroportuario se entrega a la gestión privadalas cifras

Portugal prepara ANA para recibir un socio privado El Gobierno de Portugal mantiene contactos con las empresas de infraestructuras para la construcción del aeropuerto de Lisboa y la entrada de capital en el gestor público ANA. Un proceso valorado en 3.100 millones que supone la privatización de plazas como el futuro aeropuerto de Lisboa y los de Oporto, Faro, Azores y Madeira. Compañías como Sacyr, FCC y la citada Ferrovial trabajan en la formación de consorcios con constructoras locales para acudir a la licitación a finales de año. La instalación debería estar preparada para su primer vuelo en 2017 y la concesión se alargará hasta el año 2050.

Praga, una pieza clave en el este de Europa El aeropuerto de Praga, uno de los mayores del Este de Europa con 12,4 millones de pasajeros al año, está entre las plazas más deseadas del continente. La disposición del Gobierno checo de ponerlo en venta fue anunciada a mediados de 2007, con una valoración que rondaba entre los 3.500 millones y los 4.000 millones de euros. El activo llamó la atención de firmas como Abertis, Fraport, Hochtief y Vienna Airport, pero a finales del pasado verano la Administración dejó de mandar mensajes al mercado y todo parece indicar que el concurso, cuyo cierre estaba previsto para septiembre de 2009, esperará la llegada de tiempos mejores.

30 años de concesión en San Petersburgo

Corría abril de 2007 cuando el Gobierno ruso arrancó el proceso de licitación de una concesión de 30 años sobre el aeropuerto Pulkovo de San Petersburgo. En agosto de 2008 cribó varias ofertas y se quedó con siete candidatas a gestionar el cuarto aeropuerto ruso por volumen de pasajeros (en 2008 ha declarado un incremento del 15%, hasta los siete millones de pasajeros). La adjudicación, en unos 1.400 millones, debía haberse producido el pasado mes de marzo, según el calendario oficial. Pero el proyecto, que partió como solución para remodelar la instalación sin coste para las arcas públicas, se ha retrasado.

Las cifras

12.718 millones es el precio que marcan los aeropuertos en venta o en proceso de privatización en Europa.

4.000 millones fue la tasación que el Gobierno checo hizo del aeropuerto de Praga en 2007. Un precio que hoy se antoja excesivo.

48.000 millones es lo que captaron los fondos de infraestructuras entre 2007 y 2008.