Cumbre bilateral

Los Reyes y los Príncipes reciben a Sarkozy y Bruni en la Zarzuela

El presidente francés, Nicolás Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni, han almorzado hoy como invitados en el Palacio de la Zarzuela, donde han sido recibidos por los Reyes y los Príncipes de Asturias ante una nutrida representación de los medios informativos.

Los Reyes han recibido al matrimonio Sarkozy al pie del Mercedes en el que se han trasladado hasta la entrada principal de la Zarzuela, donde el Rey ha saludado al presidente francés con un abrazo y ha estrechado la mano de Bruni, quien ha saludado a su vez con dos besos tanto a la Reina como a la Princesa de Asturias.

Tras posar juntos para los fotógrafos y cámaras de televisión, Sarkozy ha iniciado un breve intercambio de palabras con sus anfitriones mientras se dirigían al interior del palacio y, cuando subían los peldaños de entrada, Carla Bruni, a petición de los informadores gráficos, se ha vuelto para permitir que la fotografiaran en la escalera.

La ceremonia de bienvenida oficial se había celebrado previamente en el Palacio de El Pardo, residencia de los mandatarios extranjeros de visita en España, donde el matrimonio Sarkozy fue recibido por Don Juan Carlos y Doña Sofía.

En su primera visita de Estado a España, Sarkozy y la primera dama de Francia volverán a reunirse esta noche con los Reyes y los Príncipes en el Palacio Real, en una cena de gala ofrecida en honor de los visitantes a la que asistirá el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, junto a otras autoridades del Estado y representantes del mundo político, económico y cultural.

Antes de la cena, los Reyes acompañarán al matrimonio Sarkozy en una visita al Museo del Prado, mientras que Carla Bruni acudirá mañana junto a Doña Sofía al centro nacional de arte que lleva el nombre de la Reina.

Esta visita de Estado, que incluirá mañana una intervención de Sarkozy en la tribuna del Congreso de los Diputados y la celebración de la cumbre anual hispano-francesa, permitirá reforzar la cooperación bilateral en todos los ámbitos, entre ellos la lucha antiterrorista, y aunar criterios ante la reforma del sistema financiero internacional y la presidencia española de la UE.

Visita tras la polémica

La visita de Sarkozy se produce mientras las autoridades francesas han puesto todo su empeño en decir que las relaciones entre ambos países son buenas pese a las declaraciones publicadas hace diez días por un periódico francés.

"Siempre he querido mantener relaciones profundas con España, me apasiona España, es uno de los grandes países de Europa, por eso me empeñé personalmente en apoyar la presencia de Zapatero en las reuniones del G- 20", dijo Sarkozy en una entrevista en el diario El País publicada el domingo. "José Luis es mi amigo", añadió.

Sarkozy restó importancia a la tormenta mediática desatada por sus supuestas críticas a Zapatero, que calificó de "rumores absurdos" y mentiras". Los comentarios sobre Zapatero, de los que informó el diario francés Liberation, generaron innumerables comentarios en la prensa española, pese a que parecía que estaban dedicados a los propios rivales de Sarkozy, y no a Zapatero.

"Puede que no sea muy inteligente. Conozco a personas que eran muy inteligentes y que no llegaron a la segunda ronda en las presidenciales", dijo Sarkozy, según Liberation, aparentemente en referencia a Lionel Jospin, candidato fallido de los socialistas a las elecciones francesas en 2002. La oficina de Sarkozy negó que el presidente hubiera dicho estas palabras. Mientras, Zapatero pareció no tenerlas en cuenta.