Según Gestha

La recaudación del 'dinero negro' inyectaría 25.000 millones anuales en la economía española

El secretario general de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, aseguró hoy que abordar la economía sumergida y el fraude fiscal permitiría al Estado recaudar 25.000 millones de euros cada año y reducir así el "importante déficit" actual sin necesidad de tocar los impuestos.

Economía sumergida
Economía sumergida

Mollinedo aseguró que "uno de cada cuatro euros es negro", lo que supone un impago, sólo por vía de impuestos, de 25.000 millones al año. "Hay un colchón ahí muy importante que todavía no se ha tocado suficientemente y que permitiría unos ingresos adicionales sin necesidad de tocar los impuestos", afirmó.

Mollinedo recordó además que la recaudación tributaria de este año, particularmente en el impuesto del IVA y en el de Sociedades, está acaparando caídas de hasta el 34% y que los datos de desempleo conocidos hoy (tasa de paro del 17,3%) también afectarán a la recaudación en el futuro.

Sobre cómo afrontar la lucha contra el fraude, Mollinedo dijo que, dentro de un par de años, cuando se recupere la actividad económica, se podrían aplicar rebajas fiscales si todo el mundo contribuyera en la misma medida que lo hacen muchos ciudadanos porque ya no sería necesario recaudar "mucho a unos pocos".

A su parecer, el mayor fraude se produce en las grandes empresas, ya que los particulares y los autónomos suelen cometer numerosos errores, pero se trata de cifras que no son cuantitativamente importantes. En concreto, asegura que las mayor parte del fraude se produce en las grandes empresas inmobiliarias, que han acumulado un intercepto de unos 11.600 millones de euros.

Según Mollinedo, la Agencia Tributaria ha enfocado la lucha contra el fraude en lo más fácil: "aquellos que permanentemente están dándole los resultados que esperan", mientras que a los autónomos y a las pequeñas empresas les cuesta defenderse legalmente de las actuaciones de la Administración porque no les compensa contratar un procurador y un abogado.

"De los 28.000 empleados de la Agencia Tributaria, 25.000 están dedicados a controlar a los pequeños contribuyentes, mientras que sólo 3.000 funcionarios se dedican a comprobar a las grandes empresas", recordó.

Por otro lado y en cuanto a los borradores de la renta, Mollinedo aseguró que una vez más están registrando errores, aunque confió en que el programa de ayuda a la declaración (el Programa Padre) tenga menos errores de los que ya tenía en el pasado.