Aerolíneas

El consejo de Iberia propone no repartir dividendo por las previsibles pérdidas

El consejo de Iberia decidió ayer proponer que no se reparta ningún dividendo con cargo a los resultados de 2008. Además, cree 'improbable' que la compañía obtenga beneficios en 2009. El órgano constató el bloqueo de la fusión con British Airways por el déficit del plan de pensiones.

El máximo órgano de administración de Iberia acordó en su reunión de ayer que propondrá a la junta de accionistas 'que no se reparta ningún dividendo con cargo a los resultados del ejercicio de 2008'. Así se lo comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Además, reconoce que 'si se mantienen a lo largo del año las actuales circunstancias, excepcionalmente difíciles, es improbable que la compañía obtenga un resultado positivo en el ejercicio de 2009'.

Fuentes del consejo dijeron que durante la reunión de ayer se abordó la situación de bloqueo por la que atraviesa la fusión de Iberia con British Airways. El órgano analizó las informaciones que posee sobre el déficit del plan de pensiones de la plantilla de la compañía británica. A fecha de 31 de marzo, las pérdidas podrían superar los 4.000 millones de euros y la parte británica no ofrece ningún tipo de solución que garantice que el balance de la compañía fusionada no pueda verse contaminado por un agujero tan abultado.

Fuentes cercanas a British mostraron su preocupación por la actitud que mantiene en los últimos tiempos alguno de los principales socios de Iberia a los que acusaron de 'tensar demasiado el arco'.

El consejo de administración de Iberia ha comunicado a la CNMV que va a poner en marcha 'un plan de contingencia' que tendrá como objetivo minimizar el impacto de la actual crisis económica y que deberá materializarse en medidas concretas en las próximas semanas'.

Las previsiones del mercado aéreo para el presente ejercicio no están claras, según la comunicación de Iberia. Dependen, en gran parte, 'de la futura evolución del entorno macroeconómico, así como de variables fundamentales como el precio del combustible y el tipo de cambio del dólar'.

El consejo señala que la adopción de medidas excepcionales está motivada 'por la debilidad del mercado con origen en España, así como de la mayoría de los mercados internacionales, a la caída del tráfico de negocios y a las presiones sobre los precios, que han contribuido a una importante disminución de los ingresos'.

Fuentes sindicales han señalado que días antes de las vacaciones de Semana Santa la dirección de la compañía anunció que había decidido paralizar el plan de jubilaciones voluntarias y bajas incentivadas, que se encontraban incluidas en el expediente de regulación de empleo (ERE) firmado en 2001 y al que se han acogido ya más de 2.500 personas.

El secretario federal del sector aéreo de UGT, Francisco Rodríguez, aseguró a Efe que antes de Semana Santa la dirección de Iberia se reunió con representantes del comité intercentros y de los sindicatos para informar de que 'por la situación de crisis tenía que paralizar el plan de jubilación'.

Plan director

También comunicó a los sindicatos que había que llevar a cabo un plan de contingencia para mantener los objetivos del Plan Director 2009-2011 de la compañía, que contempla actuaciones que permitan optimizar la estructura de la red en función de la demanda, mejorar la calidad, aumentar la productividad y contener gastos, y que se trataba de adoptar 'medidas coyunturales'.

El representante de UGT señaló que 'aún no hemos sido convocados para ver si a esta paralización se puede añadir una nueva negociación del ERE o no', aunque lo que tienen claro los trabajadores de Iberia es que 'estamos dispuestos a aceptar medidas temporales por la coyuntura, pero nunca medidas que eliminen empleo'.

Congelación salarial para 140 directivos

La compañía aérea Iberia congelará los salarios de sus directivos, una plantilla de aproximadamente 140 personas, para ahorrar costes y estudia otras medidas estructurales como un nuevo recorte de la capacidad y de la flota. El consejo de administración de Iberia percibió durante el pasado ejercicio una remuneración de 1,638 millones de euros, lo que supone un 18,1% por debajo de lo que la junta general de accionistas aprobó para el ejercicio. Teniendo en cuenta el beneficio atribuido (31,9 millones de euros después de impuestos), la remuneración del consejo de administración supone el 5,12% de dicho beneficio.

Además de la congelación salarial de sus directivos, la compañía está estudiando un nuevo recorte de su capacidad, fijado en un 4% para 2009 frente al 1,7% recogido en su Plan Director a principios de año, 'todavía por concretar'. Además, retirará cinco aviones de su flota en wet lease (régimen de alquiler con tripulación) con Gestair.

La ocupación de los vuelos de Iberia disminuyó durante el primer trimestre del año en 2,9 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, hasta alcanzar el 76,5% y su demanda cayó un 9,5% hasta marzo.

Precisamente, Iberia redujo un 90,2% su beneficio neto en 2008, hasta los 31,9 millones de euros, frente a los 327,6 millones logrados el año anterior, por la caída de la demanda y el coste del combustible.

Números rojos

La aerolínea que preside Fernando Conte ha perdido 130 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio, según aseguran fuentes sindicales. En los dos primeros meses la pérdida ascendió a 100 millones y en marzo los números rojos fueron menores por el tirón de la Semana Santa.