Crisis inmobiliaria

Un proveedor pide que se declare insolvente a Realia

Un pequeño proveedor catalán ha solicitado que se declare a la inmobiliaria Realia, participada por FCC y Caja Madrid, en concurso necesario de acreedores (antigua suspensión de pagos) por no pagarle una deuda de 301.000 euros.

Instalaciones Feima presentó el pasado mes de marzo ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Madrid su solicitud, en la que pone de manifiesto que existen más impagos a otros pequeños proveedores, que actualmente oscilan entre 3 y 4 millones de euros, señaló a EFE el abogado que representa a la empresa, Rafael Roca, perteneciente al despacho Roca y Asociados.

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Realia precisa que este asunto obedece a "discrepancias contractuales" con dicho proveedor, al tiempo que aclara que la compañía no tiene problemas de liquidez y atiende sus compromisos de pago con normalidad.

Fuentes cercanas a Realia explicaron a EFE que la compañía no sólo no tiene deudas con la empresa, sino que ésta le debe alrededor de 480.000 euros -que le fueron reclamados vía burofax- por los incumplimientos en los plazos y la mala ejecución de las obras contratadas.

REALIA BUSINESS 0,92 0,77%

Según publicó hoy La Vanguardia, Instalaciones Feima realizó el año pasado las instalaciones de telecomunicaciones -telefonía, redes y televisión- de una promoción de Realia en Diagonal Mar (Barcelona).

El juez mercantil debe decidir ahora si desestima o admite a trámite la solicitud del proveedor, en cuyo caso convocaría una vista en la que Realia debería probar su solvencia.

En su nota a la CNMV, la inmobiliaria considera que constituye un "fraude procesal" que un proveedor inste un concurso de acreedores para conseguir sus objetivos de cobro.

A cierre de 2008 Realia contaba con una tesorería de 140 millones de euros y su endeudamiento neto ascendía a 2.279 millones, del que el 61 por ciento se corresponde con un préstamo sindicado que no vence hasta 2017.

De los 892 millones de deuda restantes (crédito promotor), alrededor de 870 millones vencen este año, si bien la inmobiliaria está ultimando con sus bancos acreedores la renovación de la mayor parte de ese importe para ampliar los plazos de devolución.

El despacho que asesora a Instalaciones Feima asegura tener constancia de que Realia "está cumpliendo con la banca, pero a costa de dejar de pagar a los pequeños proveedores", lo que a su juicio vulnera el principio de igualdad entre los acreedores y es motivo para declarar la insolvencia de la inmobiliaria.

Según Roca y Asociados, Instalaciones Feima viene reclamando el pago de la deuda desde julio de 2008, lo que le ha llevado a presentar una solicitud de concurso ante la imposibilidad de soportar un procedimiento civil "que hubiera alargado aún más el proceso".