Medida polémica

Ryanair estudia cobrar más a los pasajeros con sobrepeso

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair estudia cobrar una tasa especial a los pasajeros con sobrepeso, después de que más de 30.000 internautas apoyaran la medida en un concurso de ideas lanzado por la compañía.

Avión de Ryanair
Avión de Ryanair

Según informó la aerolínea, el 30% de las 100.000 personas que participaron en este concurso de ideas se mostró favorable a la introducción de esta medida, por lo que Ryanair planteará ahora otra votación para determinar la mejor manera de llevar a la práctica esta tasa por sobrepeso.

Hace quince días, la compañía irlandesa hizo un llamamiento a sus pasajeros y les animó a que expusieran sus ideas sobre cómo poder reducir las tarifas, con un premio de 1.000 euros para el artífice de la propuesta que resultara más votada.

Además de la tasa de sobrepeso, los internautas propusieron el cobro de 1 euro por un trozo de papel de váter con la cara del presidente de la aerolínea, Michael O'Leary, o la posibilidad de fumar durante el trayecto en un pequeño cubículo previo pago de 3 euros.

Otras ideas fueron el cobro de una tasa anual para poder acceder a la página web de la aerolínea o encarecer el billete en dos euros a todos aquellos que introduzcan comida a bordo.

La tasa por sobrepeso fue la ganadora y la aerolínea plantea ahora una nueva votación en la que serán de nuevo los usuarios los encargados de decidir cómo se traduce a la práctica la medida.

La compañía da varias opciones: aplicar la tasa a los varones que pesen más de 130 kilos y a las mujeres que superen los 100, encarecer el billete de los varones con más de 114 centímetros de contorno de cintura y de las mujeres con más de 101, o bien penalizar a quienes superen en 40 puntos su Índice de Masa Corporal óptimo -superarlo en 30 puntos indica obesidad-.

La última opción consiste en obligar a los pasajeros a que compren dos billetes si tocan con su cintura los dos reposabrazos de forma simultánea.

Según el director de comunicación de Ryanair, Stephen McNamara, los límites propuestos por la compañía son "muy permisivos" y, por tanto, sólo afectarían a aquellos individuos "realmente grandes" que "invaden el espacio" de los demás pasajeros.

McNamara considera que esta medida podría convertirse en un "incentivo" para que las personas más gordas "pierdan un poco de peso y se sientan más saludables".

Este anuncio se produce una semana después de que la tercera aerolínea de EEUU, United Airlines, introdujera una nueva normativa que obliga a las personas obesas a comprar dos asientos para viajar en turista cuando el avión vaya completo.