Propuesta

Casi 100 economistas piden reformar el mercado laboral con un único contrato

Un centenar de economistas de universidades españolas y extranjeras han propuesto una reforma del mercado laboral que incluya la eliminación de todos los contratos temporales y la creación de un único contrato indefinido en el que las indemnizaciones por despido sean progresivas.

Estas propuestas forman parte de un documento que han elaborado con recomendaciones para la reactivación laboral en España y que ha sido presentado hoy en una rueda de prensa por el presidente del Centre for Economic Policy Research (CEPR) de Londres, Guillermo de la Dehesa.

Los economistas instan al Gobierno a actuar en varios frentes como simplificar el actual abanico de contratos y los tipos de indemnizaciones por despido o elevar el gasto por desempleo a corto plazo y reducirlo a largo plazo para incentivar la búsqueda de empleo.

También proponen modernizar el sistema de negociación colectiva para que los acuerdos de empresa que se alcancen entre empresarios y trabajadores puedan prevalecer sobre los convenios de ámbito superior, así como cambiar la gestión de los Servicios Públicos de Empleo con una mayor participación de las agencias privadas de contratación.

Para De la Dehesa es importante que los investigadores económicos "se involucren" en la política económica para crear un debate "ante la grave situación que atraviesa el mercado laboral en la actual recesión".

Así, el grupo de economistas, en el que se incluyen profesores universitarios de Harvard, London School of Economics o miembros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o del Banco Mundial (BM), apuestan por modificar el sistema contractual español porque tiene una "rigidez extrema" en los costes de despido e induce a los empresarios a aumentar la rotación laboral en tiempos de crisis.

Proponen eliminar todos los contratos temporales, excepto el de interinidad, por la creación de un único contrato indefinido para todas las nuevas contrataciones, con indemnizaciones por despido que aumentarían desde los 10 días por año trabajado hasta cerca de los 36 días por año de servicio en un período laboral de diez años.

Según el catedrático de la Universidad Carlos III Juan José Dolado, el coste para el empresario "sería el mismo" ya que aumentan las indemnizaciones en los primeros años de trabajo y se estabilizan posteriormente.

Los economistas también piden revisar al alza los topes máximos de cuantía de las prestaciones porque "no son muy generosas y sí son muy amplias" y apoyan que aumente su cuantía al principio y se reduzca progresivamente.

No obstante, consideran conveniente que el gasto en prestaciones por desempleo crezca mientras persista la crisis e incluso se alargue la duración de las prestaciones de forma transitoria.