Telefonía

El Gobierno amplía el abono social de telefonía en 100.000 hogares

Cerca de 100.000 hogares más pagarán este año menos por su teléfono. El Gobierno, a través de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, aprobó ayer una modificación en las condiciones que dan derecho al abono social que permitirá ampliar su cobertura y llegar a los 250.000 hogares.

El problema es que un acto anterior del Gobierno había dejado a muchos perceptores de este beneficio, dirigido a pensionistas y jubilados, fuera del cupo para este ejercicio. Y es que el Ejecutivo subió las pensiones mínimas por encima del indicador que determina quién tiene derecho al abono social. Por eso, a partir de ahora el umbral de renta familiar que da derecho al abono social pasa de ser una vez ese índice -el indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem)- a 1,1 veces.

El abono social forma parte de las obligaciones incluidas en el servicio universal de telecomunicaciones, que permite que el teléfono llegue a todos los ciudadanos al margen de su ubicación geográfica. El operador encargado de proveerlo -Telefónica- debe aplicar a los beneficiarios del abono social una rebaja del 70% en la cuota de conexión de la línea del teléfono y del 95% en la cuota de abono mensual, que actualmente está en 13,97 euros.

La iniciativa del Gobierno no tiene coste para las arcas públicas. La rebaja la afronta Telefónica en primera instancia, que es la que recaudará menos. Con todo, puesto que fue una medida reciente la que dejó a muchos hogares fuera del abono social, la aprobación de ayer tampoco supondrá un gran cambio con respecto a 2008.

Telefónica, por tanto, es la encargada de dar el servicio universal, pero la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones ha tomado la decisión de que el resto de las operadoras con una cuota de mercado relevante contribuyan al pago. Por eso, Vodafone y Orange, hasta ahora, tienen que pagar su parte proporcional a Telefónica.