Energía

Las eléctricas calculan un excedente de generación del 25% debido a la crisis

El desplome de la demanda de electricidad en el primer trimestre ha provocado un excedente de producción del 25%, según las eléctricas, que achacan la situación al derrumbe del consumo industrial que, en algunos sectores, supera el 50%. REE considera que el excedente es coyuntural y ve un peligro que el sector lo utilice para frenar las inversiones futuras.

La crisis económica, que se ha cebado con la industria, está pasando factura al sector eléctrico. El derrumbe histórico de la demanda de energía en el mes de febrero (con una caída del 9,8%) y marzo (del 8,3%), ha provocado un exceso de la capacidad de producción de las centrales del 25%, especialmente las de ciclo combinado a gas, según los cálculos que manejan en el sector. Muchas empresas se están viendo obligadas a enviar sus cargamentos a otros mercados que también están saturados y en el que sobra gas, pese a la fuerte caída de los precios.

El dato sobre la llamada intensidad energética (la relación entre la evolución del PIB y la demanda de electricidad, que en los últimos años ha venido creciendo el doble que la economía), se ha invertido prácticamente desde que se inició la crisis económica. El derrumbe del consumo en el primer trimestre ha ido de la mano de la caída de la producción industrial, que sólo en febrero se desplomó un 24%. De hecho, la demanda doméstica en baja tensión, con un comportamiento estacional marcado por las temperaturas, no sólo no ha descendido en este trimestre invernal, sino que ha aumentado un 1% o un 2%, según los datos de las compañías.

Muy por el contrario, la demanda industrial (la de alta tensión representa más de la mitad) ha llegado a caer en algunos sectores más del 50%. Según los datos que avanza Red Eléctrica la demanda de las empresas industriales de la península con cláusulas de interrumpibilidad descendió un 14,27% en abril respecto a noviembre.

Con la prevención de que se trata de empresas cuyo peso dentro de su sector puede ser más o menos importante y que, por ser interrumpibles, consumen menos en los meses con mayor demanda, un informe de REE destaca la caída de la demanda de las empresas siderúrgicas en un 60% en abril respecto a noviembre. En este periodo se ha producido una ligera caída del consumo eléctrico en los sectores del papel, la metalurgia y la química y, pese al ascenso del cemento (un 20,34%), el derrumbe del sector siderúrgico (con consumo intensivo de electricidad) no ha podido compensar el resultado final.

Aproximadamente, la mitad de la demanda nacional correspondía a finales de 2008 al mercado liberalizado (sin tarifa), 19 puntos porcentuales más que un año antes.

Sea como fuere, las eléctricas han empezado a denunciar una sobrecapacidad en su producción. Fuentes del sector aseguran que los proyectos de construcción de nuevas centrales de ciclo combinado están parados y esta situación pone en un aprieto a Gas Natural, que se ha comprometido ante la Comisión de Competencia a vender 800 MW de ciclos combinados dentro de su proceso de compra de Unión Fenosa.

Sin embargo, la situación del primer trimestre tiene algunos matices coyunturales: la hidraulicidad y la eolicidad han sido elevadas, lo que explicaría la mayor cobertura de la demanda por parte del régimen especial, que ha aumentado un 8%. La hidráulica cubrió un 11,8% del total; la eólica el 14,4% y el resto del régimen especial un 18%. y todas marcaron precios a la baja en el pool. Los precios en este mercado se situaron en febrero en 41 euros MWh, un 18% menos que el mes anterior y un 40% menos que en febrero de 2008.

Según aseguran en algunas empresas del sector, las centrales de gas, que no pueden competir con las instalaciones del régimen especial, 'están prácticamente paradas y sólo entran por restricciones'.

El sector quiere justificar un freno a las inversiones

El debate sobre el exceso de capacidad de producción eléctrica no es nuevo. Hace varios años, en pleno proceso de construcción de ciclos combinados (entre los años 2005 y 2006 se llegó a poner en marcha una central de este tipo por mes), algunas empresas advirtieron de los peligros de sobrecapacidad.

Sin embargo, el riesgo del que se alertaba entonces respondía al temor de que el exceso de oferta derrumbara los precios.

En estos momentos, con precios un 40% inferiores a hace un año y una sobrecapacidad denunciada en el primer trimestre de este año, 'las empresas están buscando argumentos para no abordar las inversiones dadas las dificultades financieras que atraviesan', según fuentes próximas a REE. Y es que, frente a la imagen que ofrecen las empresas, el operador del sistema considera que la situación es coyuntural y que no vale analizar sólo los valores brutos, pues en el primer trimestre ha habido mucha agua y viento, tecnologías poco firmes. Y las que lo son, como el carbón, están sometidas a paradas por mantenimiento o averías Además 'la demanda se recupera con facilidad y es probable que dentro de un año o dos estemos en los mismos niveles que el año pasado', añaden.

Para REE es necesario una buena cobertura para garantizar el suministro y recuerda que las eléctricas cobran para ello garantía de potencia.

Negociación del déficit

Las negociaciones sobre el déficit de tarifa entre Industria y las eléctricas se reanudan la próxima semana. En ellas se pedirá un buen precio de la energía para la gran industria, cuya tarifa, G-4, desaparece en julio. Quizás, demasiado tarde para algunas plantas.