Reestructuración del sector de automoción

Nissan retoma la vía del ERE para su excedente de plantilla

Nissan ha vuelto a plantear la necesidad de aplicar un expediente de regulación de empleo en Barcelona para afrontar un excedente de mil trabajadores. El grupo cree que las medidas para evitar el ERE no han dado sus frutos. Tan sólo 400 personas se han acogido a prejubilaciones y bajas incentivadas.

La amenaza de despidos vuelve a planear sobre la planta de Nissan en Barcelona. El grupo japonés ha retomado la idea de presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) como vía para dar salida al excedente de personal en Zona Franca. Nissan cree que la acogida de las medidas 'no traumáticas' con las que pretendía evitar el ajuste no han tenido el efecto esperado. De hecho, tan sólo 400 trabajadores han decidido optar por bajas incentivadas o prejubilaciones, lo que sitúa el sobrante de trabajadores en un millar, según explicaron ayer los representantes de Nissan a los sindicatos.

La dirección de Nissan y los trabajadores mantuvieron ayer su primera reunión después de que concluyera el plazo de inscripción en el plan de bajas voluntarias y prejubilaciones. La intención de Nissan es reducir plantilla hasta los 2.800 operarios, el nivel que considera óptimo para garantizar la viabilidad de la planta catalana. Un portavoz de la empresa confirmó que el ERE es una de las opciones que estudia la compañía, aunque lo ideal sería 'minimizar la máximo las medidas traumáticas'.

Nissan recordó que desde que anunció el pasado mes de septiembre un sobrante de 1.680 trabajadores ha ido flexibilizado su postura inicial. El grupo ha ampliado los plazos para que la plantilla se sumara al plan de bajas incentivadas e incluso ha mejorado las cuantías ofrecidas inicialmente como indemnización. Entre octubre y diciembre, un total de 230 trabajadores optaron por abandonar la empresa acogiéndose al plan de bajas incentivadas. Posteriormente, la empresa abrió un nuevo plazo (finalizado el pasado 31 de marzo) que se ha saldado con 260 bajas incentivadas y unas 150 prejubilaciones. Las mismas fuentes recordaron que 'hemos cumplido todo lo pactado, pero es necesario una reducción de plantilla para mantener la competitividad de la empresa'.

Los representantes de los tres sindicatos presentes en Nissan (Comisiones Obreras, UGT y Usoc) pidieron a la dirección de Nissan que mantenga abierta la mesa de negociación para seguir explorando medidas alternativas que den salidas 'no traumáticas' a los trabajadores.

Reunión con la Generalitat como mediadora

Para lograr desencallar el conflicto laboral en la planta de Barcelona, los trabajadores de Nissan han solicitado a la Generalitat que actúe como mediadora entre ambas partes. Los sindicatos pretenden mantener el diálogo con la multinacional para evitar los despidos.

La primera de estas reuniones a tres bandas se celebrará mañana viernes. 'Veremos qué propuestas de las que nos presentan los trabajadores son factibles y cuáles no', indicaron fuentes cercanas a la compañía japonesa.

Una de las alternativas a los despidos que los trabajadores se proponen defender durante la reunión de mañana es la prolongación del plan de bajas incentivadas hasta el próximo mes de septiembre. Esta es la fecha límite para que la factoría de la Zona Franca de Barcelona haya completado su reducción de plantilla hasta los 2.800 empleados.