Según Forbes

Los multimillonarios rusos 'pierden' 382.000 millones de dólares por la crisis

La crisis financiera global ha hecho que los cien rusos más ricos vieran disminuir su fortuna común en 382.000 millones de dólares, según la última lista de multimillonarios adelantada hoy por la edición rusa de la revista Forbes.

El más afortunado entre los millonarios rusos es el magnate metalúrgico Mijaíl Prójorov, quien gracias a haber vendido parte de sus negocios antes de la crisis en un año subió del quinto al primer lugar, con una fortuna personal estimada en 9.500 millones de dólares.

El propietario del Chelsea londinense, Román Abramóvich, ascendió un escalón y ocupa el segundo lugar, aunque su capital ha disminuido en un año de 24.300 millones de dólares a solo 8.500 millones, según informó el subdirector de Forbes, Nikolái Mazúrin, a la radio Business FM.

Del noveno al tercer lugar subió el presidente y accionista de la mayor petrolera privada rusa Lukoil, Vaguit Alekpérov, quien en tiempos de crisis ha logrado conservar una fortuna de 3.800 millones de dólares de los 13.000 millones que se le atribuían hace un año.

El mayor "descalabro" lo ha sufrido el llamado "rey del aluminio" Oleg Deripaska, al que en abril de 2008 Forbes situaba como el ruso más rico del país y del mundo y que en un año ha perdido nada menos que 25.100 millones de dólares.

Deripaska vio menguar su fortuna personal de 28.500 millones de dólares hace un año a apenas 3.500 millones ahora, lo que le ha valido la caída al último lugar entre los diez grandes magnates rusos.

Mazúrin subrayó que, como regla general, en la nueva lista mejoraron sus posiciones los empresarios metalúrgicos, mientras que los petroleros, en su mayoría, mantienen sus posiciones, y los constructores y los que se dedican a las altas tecnologías perdieron peso específico.

"En general, este año salieron ganando aquellos empresarios que consiguieron vender su negocio, completa o parcialmente, antes de desatarse la crisis", subrayó el editor.

La fortuna total de la llamada "centena dorada" rusa disminuyó de 522.000 millones a 140.000 millones de dólares, lo que devuelve a los multimillonarios a niveles de hace un lustro.

El número de magnates cuya fortuna supera los 1.000 millones de dólares (32), es comparable con el de 2004, cuando eran 36 y la fortuna del décimo de la lista era solo 400 millones de dólares superior a la actual de Deripaska.