Turismo

Los hoteles españoles en Cuba abren sus puertas a Obama

El fin de las restricciones de EEUU para viajar a la isla aporta otra clientela a las bien posicionadas cadenas hoteleras.

Los hoteles españoles en Cuba abren sus puertas a Obama
Los hoteles españoles en Cuba abren sus puertas a Obama

Es un signo positivo, pese a la prudencia y la cautela con la que se expresan los portavoces de las principales cadenas hoteleras españolas con presencia en Cuba. Y lo dicen aunque no se muestren eufóricos. El fin de las restricciones para viajar entre Cuba y Estados Unidos, ordenada el lunes por el presidente Barack Obama, es una buena noticia para los hoteleros españoles. No en vano, ostentan aproximadamente unos 45 hoteles en la isla, con más de 16.000 habitaciones, el 36% de las 46.500 que se ofertan para turistas y cubanos en la isla.

'Es muy pronto para valorar el futuro impacto y también para decidirse de repente a abrir más hoteles en ese destino', asumen desde NH Hotels. Al fin y al cabo, las prohibiciones estaban destinadas a los cubano-estadounidenses que fueran a visitar a sus familiares, unos 1,5 millones de potenciales viajantes.

Hasta ahora, sólo podían viajar una vez al año y eso después de que el Congreso redujera el pasado 10 de marzo una prohibición mucho más dura, impuesta por la anterior Administración Bush. Hasta ese momento, el Gobierno sólo permitía a los parientes de primer grado, es decir, abuelos, padres, hijos, hermanos, nietos y cónyuges, viajar a la isla una vez cada tres años. Y sólo podían permanecer dos semanas en Cuba. A partir de ahora, parientes hasta los primos segundos (tercer grado de consanguinidad) podrán hacer visitas tantas veces cómo deseen y permanecer allí el tiempo que quieran.

Los nuevos visitantes compensarán la caída del turismo por la crisis, según los expertos

Una posible apertura

Es muy difícil prever cuántos turistas llegarán a Cuba a partir del fin de las restricciones. La Sociedad Estadounidense de Agentes de Viajes estimó en 2007 que, si eliminasen las restricciones, 1,8 millones de estadounidenses visitarían la isla en los primeros tres años, según citaba ayer El Universal mexicano.

En NH Hotels son conscientes de que 'cualquier apertura de la situación de Cuba de las últimas décadas, facilitará la entrada del turista americano' en Cuba. Este viajero es 'una pieza clave' en la ocupación hotelera del Caribe, afirman desde la cadena hotelera.

Actualmente, los principales visitantes de los hoteles cubanos son canadienses y europeos. Pero, en el resto del Caribe, 'el porcentaje de clientes de EEUU es muy alto, es uno de los principales usuarios de destino de ocio de playa y todo incluido', cuentan en NH.

Esta posibilidad será aún mayor si se facilitan aún más las comunicaciones con la isla para los familiares y se restablecen los vuelos comerciales regulares con la isla caribeña.

Desde Iberostar explican que 'la cercanía' de EE UU a México o Jamaica promueve su interés por los hoteles de playa todo incluido que estos destinos ofertan. 'Es como para nosotros Canarias, en dos horas has llegado', explican. Según sus propios datos de ocupación y perfil del cliente en sus hoteles de Caribe, en 2008 'el 54% de los huéspedes procedían de Norteamérica. En concreto, el 41% eran estadounidenses y el 13%, canadienses. El resto de clientes son fundamentalmente europeos, de Reino Unido, Alemania, los países del Benelux y España'.

El turismo es una pieza clave en la economía de la isla. Genera más divisas que las exportaciones de níquel o de ron. El volumen de turistas aumentó un 9.3% el año pasado, alcanzando los 2,35 millones de personas. Esta actividad ingresó 2.700 millones de dólares (2.030 millones de euros), un 11% más que en 2007, según los datos del Gobierno cubano. Los expertos comentaban ayer que la afluencia cubano-estadounidense puede compensar la caída del turismo por la crisis.

Al respecto del levantamiento de las restricciones y el posible nuevo mercado que con ello se abre, Iberostar no tiene prevista ninguna apertura para este año o el que viene. 'Durante 2007 y 2008, hemos apostado e invertido fuertemente en la zona, para lograr tener más presencia con hoteles propios. Hemos abierto establecimientos en propiedad en Jamaica y República Dominicana, además del que inauguraremos en primavera en Cuba, en régimen de gestión', explicaron desde la cadena, que contará a final de año con seis hoteles en la isla. La única apertura en Caribe próxima será el proyecto que ya tienen en marcha en México, en Playa Pita.

Aunque Sol Meliá, la cadena española con más presencia hotelera en Cuba, descartó valorar las decisiones políticas ni su plan de aperturas, la Bolsa hizo sus propios comentarios al respecto. En una jornada claramente alcista, las acciones de la empresa se revalorizaron hasta un 9,48% en la sesión de ayer. Los títulos de NH también se vieron beneficiados, ganando un 8,4%.

Un embargo más pequeño

A pesar de que el gobierno estadounidense reconoció al Ejecutivo revolucionario inicial, surgido del enfrentamiento de los guerrilleros de Fidel Castro contra el dictador Fulgencio Batista, las relaciones entre los países empezaron a deteriorarse desde la Ley de Reforma Agrícola.

Con ella, se iniciaron las expropiaciones de grandes propiedades agrícolas, muchas pertenecientes a empresas de EE UU. El Ejecutivo no vio con buenos ojos el sesgo prosoviétivo de su vecino cubano, al comienzo de la Guerra Fría.

Los presidentes Eisenhower y Kennedy impusieron restricciones comerciales a la isla, que éste último endureció tras la crisis de los misiles en 1963, añadiendo las restricciones a los viajes. En 1979, el presidente Carter suspende las restricciones de viajes para los ciudadanos de EE UU, que Reagan y Bush vuelven a imponer. En 1999, Bill Clinton amplió el embargo comercial prohibiendo a las filiales extranjeras de compañías de EE UU comerciar con Cuba por más de 527 millones anuales.