Política fiscal

Obama dice sus recortes fiscales son los más progresistas en la historia EE UU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy su política fiscal al afirmar que los recortes tributarios aprobados por su administración son "los más progresistas" en la historia de su país.

"Hemos aprobado un amplio recorte fiscal para el 95% de los trabajadores (...). Es el recorte fiscal más progresista en la historia estadounidense", afirmó el inquilino de la Casa Blanca el último día para entregar la declaración de impuestos.

Agregó que los recortes pondrán 120.000 millones de dólares a disposición de 120 millones de familias estadounidenses, y destacó que nunca ha habido una rebaja fiscal que alcance a tantos trabajadores.

Señaló, además, que la Oficina Presupuestaria del Congreso ha concluido que los recortes fiscales de este tipo son "tres veces más efectivos" para estimular la economía que los acordados para los sectores más adinerados de la población.

Obama añadió que su plan permitirá que más de dos millones de estadounidenses salgan de la pobreza.

El presidente de EE UU dijo que su programa ayuda también a los pequeños negocios, e insistió en que su Gobierno contribuirá a mejorar la situación educativa al simplificar el proceso para la concesión de préstamos estudiantiles.

Señaló, además, que su plan establece la concesión de una deducción de 8.000 dólares para aquellos que compren viviendas por primera vez.

Por otra parte, insistió en la necesidad de acabar con las ventajas fiscales para las empresas que trasladen puestos de trabajo fuera de Estados Unidos, y subrayó que no se puede recortar los gravámenes al dos por ciento más rico de la población del país.

"Los estadounidenses están tomando decisiones difíciles en sus presupuestos y nosotros también tenemos que apretarnos el cinturón en Washington", afirmó.

"De ahí que estemos recortando programas que no funcionan, contratos que no son justos y gastos que no necesitamos", afirmó Obama, quien recordó que su administración ha identificado dos billones de dólares en recortes para reducir el déficit durante la próxima década.