Estados Unidos

Obama elimina las restricciones sobre viajes y remesas a Cuba

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, suprimirá los límites a los viajes de familiares de ese país hacia Cuba y a las remesas enviadas hacia la isla, que habían sido instaurados por George Bush.

Obama, decidió ayer levantar las restricciones a los viajes de familiares y envíos de remesas, según declaró un alto funcionario del Gobierno. Obama ha dado órdenes a los Departamentos de Estado, del Tesoro y del Comercio para que se ponga en marcha lo antes posible el levantamiento, que incluye también medidas para facilitar las comunicaciones con la isla y un llamamiento al Gobierno castrista para que no interfiera en los envíos de remesas. Según estas fuentes, la idea es 'apoyar el deseo del pueblo cubano de determinar su propio destino'. A partir de ahora, las personas que lo deseen podrán enviar remesas y paquetes humanitarios a la isla, y se levanta la prohibición de mandar mercancías como semillas para la siembra o artilugios para la pesca.

Los envíos podrán dirigirse a cualquier ciudadano de la isla, salvo a funcionarios del régimen. Asimismo, las visitas carecerán de límite temporal o de frecuencia. Un tercer aspecto de la iniciativa prevé aumentar las comunicaciones hacia la isla y aumentar las negociaciones para buscar y poner en marcha servicios de esta índole en Cuba. Así, por ejemplo, personas que lo deseen podrán pagar desde el exterior los teléfonos móviles de residentes cubanos. Esto podría originar que empresas de telecomunicaciones de EE UU puedan optar a licencias para operar en Cuba.

El levantamiento de las restricciones se combina con un 'llamamiento claro', explicó el alto funcionario, del Gobierno de Obama para que el régimen cubano deje de interferir en los envíos y la vida de sus ciudadanos. 'Nadie debe intervenir en las relaciones familiares cubanas, tampoco el Gobierno cubano', explicó.

La decisión de Obama no sólo anula las restricciones impuestas en junio de 2004 por su antecesor George Bush, sino que va más allá al eliminar las limitaciones en cuanto a tiempo y frecuencia de las visitas. El Gabinete Bush limitó las visitas a miembros de la familia directa a una vez cada tres años y a una estancia máxima en la isla de 14 días. Los gastos máximos por día de los visitantes se redujeron de 164 a 50 dólares.

Antes de esas restricciones, en 2003, unos 117.000 cubano-estadounidenses y más de 60.000 residentes visitaron Cuba. Por entonces, los cubano-americanos enviaban al año aproximadamente unos mil millones de dólares en remesas a sus familias.

Una 'excelente noticia', según la disidencia interna de Cuba

La disidencia interna cubana calificó ayer de 'excelente' la noticia de que Estados Unidos levantará las restricciones a los viajes y los envíos de remesas de quienes tienen familiares en la isla. Representantes de la oposición agregaron que ahora 'la pelota está en el tejado del Gobierno' que preside el general Raúl Castro, a quien reclaman que libere a los presos políticos y permita la salida de los cubanos de la isla de manera libre.

'Me parece una cosa excelente, muy positiva, que el pueblo cubano va a recibir con alegría', declaró a Efe el economista Oscar Espinosa, uno de los 75 apresados en la llamada 'primavera negra' de 2003, que ahora tiene permiso extra-penal.