Crisis automovilística

Aragón condiciona el aval a GM a la producción del Meriva y al futuro de Figueruelas

El consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, supeditó hoy el aval del Ejecutivo aragonés a General Motors (GM) España a que se construya el Opel Meriva en la planta de Figueruelas y a que, una vez realizada la reestructuración europea, se mantenga en funcionamiento la planta zaragozana.

A su salida de una comparecencia en las Cortes, Aliaga señaló que para la concesión de dicho aval deben darse tres premisas: un activo que lo garantice, que se destine "estrictamente" dedicado a avalar préstamos para la construcción del Opel Meriva, y las condiciones en las que quede la planta de Figueruelas una vez aplicada la reestructuración de Europa.

"El aval no es un documento que se entrega como cualquier cosa, sino que tiene unas condiciones porque el Gobierno de Aragón tiene que tener unas garantías, como las ha puesto el alemán o el americano. El aragonés tiene el mismo derecho que ellos", aseveró.

Las Cortes de Aragón autorizaron a finales de diciembre de 2008 al Gobierno regional a conceder un aval por un valor máximo de 200 millones de euros a GM España para preparar la fabricación del nuevo modelo Opel Meriva en la factoría de Figueruelas, con el requisito de que la producción comenzara en el primer cuatrimestre de 2010.