Macroeconomía

Bill Clinton ve en la lucha contra el cambio climático la salida a la crisis

El ex presidente estadounidense Bill Clinton defendió hoy en Bruselas impulsar las políticas de combate contra el cambio climático como fórmula para salir de la crisis económica global.

"Cada vez que veo un vertedero, veo empleos", dijo Clinton en referencia a las oportunidades que plantean las energías renovables durante su intervención en un "foro progresista" organizado en la sede del Parlamento Europeo por el grupo Socialista.

Según el ex presidente de EE UU, "la salida de la crisis está en crear millones y millones de trabajos" para desarrollar nuevas formar de generar energía que cambien "la forma en la que alimentamos nuestras economías".

Clinton subrayó la necesidad de actuar pronto contra el cambio climático y aseguró que "es relativamente fácil acordar metas estratégicas como un buen resultado de la Conferencia de Copenhague" que se celebrará este año para buscar un acuerdo global contra el cambio climático.

"Pero la pregunta que los progresistas nos tenemos que hacer es '¿cómo vamos a lograrlo?", subrayó.

Junto al desafío del cambio climático, Clinton profundizó a lo largo de su intervención en los otros dos grandes problemas que a su juicio tiene "el mundo interdependiente" de hoy: la desigualdad y la inestabilidad.

Para el ex presidente estadounidense, la solución a los tres desafíos está interconectada y debe buscarse ya a pesar la coyuntura económica.

"No podemos ignorar estos problemas a causa de la crisis financiera actual", insistió, por lo que recomendó a los gobiernos planes de recuperación "agresivos" y, al mismo tiempo, impulsar la cooperación internacional.

"Apoyo el plan del presidente (Barack) Obama, pero también apoyo a mi secretaria de Estado (Hillary Clinton) cuando dice que no podemos alejarnos del resto del mundo", indicó.

El discurso de Clinton, con un tono distendido y en el que cupieron varios bromas, fue recibido con una gran ovación por la audiencia, en la que se encontraban destacadas figuras socialistas encabezadas por el presidente del Partido Socialista Europeo, Poul Nyrup Rasmussen.