Comparecencia

El Banco de España propone cambiar las cuotas participativas para recapitalizar las cajas

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, propuso hoy durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados para hablar sobre la intervención de Caja Castilla-La Mancha reformar las cuotas participativas para hacerlas más útiles en las recapitalizaciones de las cajas de ahorros que lo necesiten.

Ordóñez explica la intervención en CCM
Ordóñez explica la intervención en CCM

Las cuotas participativas son instrumentos financieros emitidos por las cajas de ahorros entre partícipes particulares o institucionales, pero que carecen de derechos políticos.

Preguntado en el Congreso sobre la utilidad de este instrumente en la recapitalización de las cajas, Fernández Ordóñez comentó que podrían hacerse más atractivas. Esto es una sugerencia al Gobierno para que haga una reforma de este instrumento financiero y pueda servir de manera efectiva en la recapitalización de las entidades de ahorro que lo necesitaran.

Ordóñez reclamó además una modificación legal que permita a las cajas de ahorros ampliar sus recursos propios "al menos con una facilidad parecida con la que lo hacen los bancos". Señaló que deben hacerse diversas modificaciones normativas en el ámbito financiero para mejorar su funcionamiento y evitar nuevos problemas como el de esa entidad

Intervención de CCM para evitar una "convulsión"

El gobernador del Banco de España indicó hoy que la intervención del Caja Castilla La Mancha (CCM) se hizo para evitar una "convulsión" en el mercado, porque la entidad corría el riesgo de una crisis en el mercado de bonos y la retirada de depósitos que pudiera provocar un "colapso en la liquidez".

Fernández Ordóñez destacó que la decisión adoptada tenía la voluntad de evitar que los problemas de una entidad contagiasen al resto de bancos y cajas del país.

Asimismo, indicó que dado que los administradores de la caja no fueron capaces de encontrar una solución que evitara el agravamiento de los problemas, no parecía razonable demorar las medidas cautelares para buscar otras soluciones. En este sentido, insistió en que se corría el riesgo de que tras la apertura de los mercados del día 30, la caja tuviera una crisis en el mercado de bonos y la retirada de depósitos que pudiera provocar un colapso de liquidez.

Fernández Ordóñez también hizo hincapié en que la entidad no tiene un agujero patrimonial pero presenta problemas de liquidez que requerían una serie de decisiones "con disciplina", y señaló que la actuación del Banco de España ha estado "impregnada" de las lecciones de anteriores crisis.

Destacó que en los tres días en los que la caja ha estado bajo la gestión de los administradores del Banco de España ha sido más positiva de lo esperado, y que la reacción de los administradores, sindicatos y la comprensión de la población han permitido que no se registren colas ni nervios en las sucursales, y que la retirada de depósitos ha sido "claramente" inferior a la esperada.

Administración cautelar breve

El gobernador de la institución también insistió en varias ocasiones durante su intervención que el objetivo último de la actuación es proteger los ahorros de los depositantes y acreedores, evitar las convulsiones en los mercados y preservar la estabilidad del conjunto del sistema financiero. Asimismo, indicó que el objetivo de la administración cautelar de la caja es estabilizar la entidad, evitar un colapso de liquidez y administrarla el menor tiempo posible para buscar una salida "ordenada" a la misma.

Fernández Ordóñez también resaltó que la viabilidad del negocio futuro de la entidad puede lograrse de varias formas, y puso como ejemplo un proceso de concertación con otras entidades de crédito, "sin que a fecha de hoy parezca razonable que el Banco de España descarte ninguna", añadió. "La respuesta a estas opciones se intentará que sea rápida, aunque no inmediata, y requerirá la colaboración de autoridades, instituciones financieras, empleados y acreedores", apostilló.

Menos debate político

El gobernador del Banco de España también hizo hincapié, como en anteriores ocasiones, que la exposición de las cajas de ahorro al debate político hace difícil el tratamiento "ágil y eficaz" en la búsqueda de soluciones, que los recelos, demandas y expectativas se acrecientan y que las soluciones "se tornan cada vez más complicadas".

"Debemos tomar nota de que la experiencia histórica nacional e internacional muestran que la prudencia y el sigilo es una condición necesaria para reducir los costes de las posibles salidas de entidades con dificultades", recalcó Ordóñez. En caso contrario, añadió, se hará más difícil el trabajo de las administraciones públicas y, en último caso, el contribuyente pagará un coste mayor. En este sentido, recordó que la previsión de la institución es utilizar sólo 3.000 millones para solucionar los problemas de CCM del aval de 9.000 millones concedido por el Tesoro

Más recursos para capital

Asimismo, avanzó que ha traslado al Gobierno y al principal partido de la oposición la necesidad de adoptar modificaciones normativas que puedan mejorar la búsqueda de soluciones con arreglo a los principios anunciados. En este sentido, incidió en que el Banco de España cree necesario facilitar a las cajas instrumentos para aumentar sus recursos propios con la misma facilidad que los bancos, ya que, a su juicio, es fundamental que "se agoten las soluciones privadas antes que pedir recursos públicos al contribuyente".

Señaló además que sería deseable alguna modificación institucional que, siguiendo el modelo del Fondo de Garantía de Depósitos, permita cumplir con los requerimientos de la pertenencia a la Unión Monetaria sin que sea necesario convocar un Consejo de Ministros cada vez que se procede a la intervención de una entidad.

"Estas y otras modificaciones deberían preocuparse de garantizar la transparencia del proceso de reestructuración ordenada de entidades bancarias para incluir todos los procedimientos de rendición de cuentas el Parlamento que se consideren necesarios", añadió.