Defensa

Santa Bárbara entra en el negocio de mantenimiento y reparación de armamento

Santa Bárbara crea una división que pujará por los nuevos contratos de externalización del mantenimiento de armamento que lanzan Ejércitos de todo el mundo. La actividad en España mueve 100 millones anuales.

Ejércitos de todo el mundo, y en particular el español, están introduciendo la modalidad del outsourcing o externalización en la actividad del mantenimiento de su armamento como alternativa a las tradicionales reparaciones en propio o bajo control directo de sus expertos.

Atenta a este cambio de modelo, General Dynamics Santa Bárbara creó el pasado mes de febrero una división específica para este tipo de actividad. El nuevo grupo, denominado Apoyo Logístico Integrado, está dirigido por Luis Choya, tiene su sede en Madrid y sus principales centros de I+D y reparaciones en la localidad cercana a la capital, Paracuellos del Jarama, y en Sevilla. Cuenta con una plantilla de 55 personas, la mayoría ingenieros.

El objetivo del nuevo grupo será pujar por los contratos de outsourcing de mantenimiento de sus sistemas de armas que, cada vez con más frecuencia, lanzan diferentes ejércitos de todo el mundo.

Equipos ajenos

GD Santa Bárbara, no sólo acudirá a los concursos de externalización de las reparaciones y conservación de armamento diseñado y fabricado por ella (como los carros de combate Leopardo o Pizarro), según afirman fuentes de la empresa. También pujará por los contratos de conservación de equipos que hayan sido suministrados por cualquier otra compañía.

Los sistemas de armas tienen una vida útil de 30 años como promedio. Y del coste total de compra y utilización durante todo este periodo por un ejército, el 60% se gasta en el mantenimiento.

Sólo en España se estima que el gasto anual en contratos de mantenimiento de armas asciende a 100 millones de euros.

La nueva división de GD Santa Bárbara cuenta con tres unidades-taller móvil de despliegue rápido que pueden acudir a cualquier punto geográfico donde se requiera su asistencia. En este sentido la nueva división está en condiciones de ofrecer mantenimiento incluso al material implicado en las misiones internacionales en las que participa el Ejército español.

La creación de empresas dedicadas a la externalización del mantenimiento de equipos militares es justificada en GD Santa Bárbara por la creciente sofisticación y nivel tecnológico que adquieren los sistemas de armas.

Para conseguir un nivel óptimo de operatividad de las unidades a lo largo de su vida útil, es necesario el concurso de equipos técnicos y humanos de mantenimiento y actualización altamente cualificados que sólo se pueden financiar desde empresas especializadas que acumulen cargas de trabajo recurrentes de distintos clientes. El nuevo grupo nace con herramientas informáticas de última generación, una amplia capacidad de stock y otros equipamientos específicos.

Cámara para detectar interferencias

El mantenimiento de los sistemas de armas modernos requiere el uso de equipos caros y sofisticados. GD Santa Bárbara posee en su factoría de Sevilla una denominada cámara anecoica. Se trata de un recinto ultra tecnológico que permite verificar si los carros de combate y otros sistemas de armas son vulnerables a las perturbaciones electromagnéticas. En combate, este armamento depende de la completa disponibilidad de sus sistemas electrónicos para mantenerse plenamente operativo y por ello tiene que ser inmune a cualquier interferencia. La factoría de Sevilla cuenta también con una pista automatizada que permite probar vehículos blindados en situaciones extremas y con una piscina de grandes dimensiones para comprobar la estanqueidad del material.