Crisis financiera

El Banco de España interviene Caja Castilla-La Mancha

El Banco de España ha acordado la sustitución de los administradores de Caja Castilla-La Mancha por otros designados por el organismo y ha asegurado que la intervención garantiza que la caja cumplirá sus obligaciones, por lo que los depositantes y acreedores "pueden estar absolutamente tranquilos".

El Banco de España ha intervenido CCM
El Banco de España ha intervenido CCM

En un comunicado, el Banco de España recuerda que Caja Castilla- La Mancha tiene un patrimonio neto positivo y es "una entidad solvente", pero tanto la situación de su capital regulatorio como sus perspectivas financieras aconsejaban "buscar soluciones que garantizaran su futuro".

Tanto esta medida, como el Decreto-Ley aprobado hoy por el Consejo de Ministros, aseguran que cumplirá con todas sus obligaciones frente a terceros.

En el comunicado del Banco de España se destaca que la decisión de la Comisión Ejecutiva del organismo "se ha adoptado después de que no hayan fructificado las conversaciones mantenidas en las últimas semanas con objeto de encontrar una solución en el ámbito del Fondo de Garantía de Depósitos de las cajas de ahorros".

Esta iniciativa era valorada de "forma positiva" por el Banco de España en la medida en que hubiera evitado la utilización de recursos públicos.

El deterioro al que podía verse expuesta la entidad en caso de continuar la búsqueda de este tipo de soluciones ha hecho aconsejable la actuación del Banco de España para evitar que el resultado final pudiera resultar muy costoso para el contribuyente, subraya el organismo.

La decisión del Banco de España "está plenamente en línea con los principios acordados en la moción aprobada en el Congreso de los Diputados el 17 de marzo sobre la estrategia de reestructuración del sistema financiero español".

Caja Castilla-La Mancha representa menos del 1% de los activos del sistema bancario español y el Banco de España "quiere insistir en que el sistema financiero español sigue siendo sólido, aunque no puede ser inmune a la crisis financiera internacional".

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se ha dirigido a la Comisión de Economía del Congreso mostrando su disposición a comparecer para informar sobre esta decisión.

La intervención del Banco de España está amparada por el artículo 31 de la Ley de Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito. Dicho artículo establece que "únicamente cuando una entidad de crédito se encuentre en una situación de excepcional gravedad que ponga en peligro la efectividad de sus recursos propios o su estabilidad, liquidez o solvencia, podrá acordarse la intervención de la misma o la sustitución provisional de sus órganos de administración o dirección".

El artículo permite al supervisor del sector financiero a mantener las medidas "hasta que se supere la situación" de extrema gravedad.

Problemas de la fusión con Unicaja

En los últimas días se habían generalizado las voces de quienes veían peligrar la fusión por problemas no solo financieros, sino también políticos. No pasaba desapercibido que era un proceso "muy complicado" desde el punto de vista financiero, pero también de tipo político debido a la "complejidad" en el mapa de las cajas andaluzas que la situación económica está "alterando".

Fuentes cercanas a la caja manchega apuntaban el "espectáculo denigrante" y de acoso político que sufre CCM desde mucho antes de que comenzara el proceso de fusión con Unicaja. Y recordaban que sus cuentas han sido aprobadas "por unanimidad" por quienes ahora las critican en público, en alusión al Partido Popular, algunos de cuyos miembros figuran en los diferentes órganos de gestión de la Caja.

CCM tenía previsto celebrar consejo de administración de caracter ordinario el próximo martes, día 31 de marzo. Unicaja celebró el suyo el pasado viernes y aseguró que las conversaciones para la fusión proseguían "con total normalidad".

1993: Intervención de Banesto

El 28 de diciembre de 1993 el Banco de España anunciaba la intervención de Banesto y la destitución de su presidente, Mario Conde, y su consejo por la mala gestión de la entidad. Posteriormente, la institución reguladora anunciara que el desequilibrio patrimonial de Banesto era de 605.000 millones.

En abril de 1994, tras iniciar el plan de saneamiento de la entidad, el Banco Santander se adjudicaba en una subasta a Banesto por 1.682 millones de euros.

De la misma forma, en 2003 fue intervenida Eurobank del Mediterráneo.