Tecnología

España acepta el videojuego como industria cultural

El sector ve abierto el acceso a la financiación vía subvenciones para competir con otros países.

La industria del cine recibirá este año 100 millones de euros en subvenciones. La de los videojuegos, con mayor proyección económica, no tiene una partida. Esta irregularidad acabará en los próximos meses después de que el Congreso admitiera esta semana la consideración de 'industria cultural' para el sector. Una decisión que llega con retraso, pero que puede ser capital para facilitar la internacionalización de unos productos pujantes tanto en lo económico como en lo creativo.

En Francia, por ejemplo, las empresas locales que desarrollan videojuegos pueden aspirar a desgravaciones fiscales de hasta el 20% del coste de producción, con un tope de tres millones de euros. El proyecto subvencionado, eso sí, debe demostrar una 'dimensión cultural'. Este año, según un listado que se publicó en febrero, 45 desarrollos tendrán esa ayuda, que ha motivado que algunas compañías significativas -como EA- hayan trasladado allí sus próximos trabajos. En otros lugares, como la ciudad estadounidense de Savannah, se ofrece por un año local gratis a los desarrolladores. Y en Gran Bretaña y Canadá se rumorean medidas similares.

La idea es convertirse en referente en el sector de ocio con más futuro: en España, conviene no olvidarlo, los videojuegos ya superan en facturación desde hace dos años al cine o la música. Según los datos de 2008 anunciados esta misma semana, los videojuegos supusieron el 57% del gasto en ocio en España.

El tema de las ayudas, permanente solicitud del sector, saltó de nuevo a la palestra con la presencia de la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, en la presentación de Wii Music el pasado noviembre. Era la primera ocasión en la que un miembro del Ejecutivo acudía a un acto en este campo, y lo hacía para respaldar una creación japonesa. Cuando fue preguntada sobre el respaldo de la Administración al sector, Cabrera puso de manifiesto su desconocimiento cuando afirmó saber que España es una 'potencia mundial' en este campo.

'La clase política demostró hasta la fecha un desinterés total hacía nuestra industria, en gran medida por un gran desconocimiento. Queremos hacer entender que se trata de un sector con enorme potencial de creación de empleo y generación de riqueza', explica Carlos Iglesias, secretario general de la patronal Adese.

También enumera una docena larga de razones por las que el sector se desarrolla a mejor ritmo en el resto de Europa, citando entre ellas una mayor reputación que anima a los inversores, o la conciencia de que se trata de un sector estratégico.

La nueva legislación pone fin, según Iglesias, a una 'situación de agravio', aunque todavía queda por concretarse cómo podrán acceder estas producciones a financiación estatal.

Pocos éxitos, escasos proyectos institucionales

Apenas el 2% de las ventas de videojuegos en nuestro país corresponden a títulos creados en España. Salvo algunas excepciones recientes, la industria sólo produce juegos para ordenador o móviles, y apenas se han conseguido algunos éxitos internacionales como la serie Commandos o los recientes Jericho y Kroll.

Videojuegos creados en países como Polonia o Bulgaria, sin mencionar a las grandes potencias internacionales, tienen mucha mayor presencia en el mercado. Curiosamente, España fue un destacado productor en los años ochenta, con títulos míticos como La abadía del crimen (para Spectrum) o PcFútbol (para PC). Pero la industria no dio el salto a las videoconsolas.

Hasta el momento, los proyectos de videojuegos a los que contribuyen las administraciones tienen un carácter casi anecdótico, aunque existen. La Universidad de Salamanca, por ejemplo, consiguió del Plan Avanza una inyección de 4,5 millones de euros para el desarrollo de un juego que contribuya a la enseñanza del idioma español.

El referente es, siempre, la situación del cine: para el año que viene, una industria que genera menos ingresos tendrá a cambio 100 millones de euros en ayuda, 88 a través del Fondo de Protección a la Cinematografía y 12 vía las comunidades autónomas. Pese a ese respaldo, el cine español perdió en el último año a 20 millones de espectadores.

Los más vendidos

1. Wii Fit + Wii Balance Board (Wii)

2. Killzone 2 (PS3)

3. Wii Play (Wii)

4. Mario Kart + Wii Wheel (Wii)

5. Street Fighter IV (PS3)

6. Killzone 2 (caja metálica) (PS3)

7. Pro Evolution Soccer 2009 (PS2)

8. Pro Evolution Soccer 2009 (PS3)

9. Fallout III (PS3)

10. Street Fighter IV (Xbox 360)

Datos de febrero.

Fuente: Adese.