Telefonía

Orange cambia sus tarifas de móvil prepago para fomentar el gasto con menores precios

Orange ha decidido dar un giro radical a la estructura de sus tarifas en telefonía móvil prepago para ofrecer a sus clientes la posibilidad de reducir los precios que pagan y a la vez primar el aumento del gasto de los consumidores sin contrato, que tienden a hacer desembolsos menores.

Los nuevos precios se lanzarán el próximo 2 de abril y se agrupan en una oferta base común que se denomina Quiero. En principio, esta tarifa tiene un coste por minuto de comunicación de 35 céntimos para todas las llamadas, frente a los 40 céntimos por minuto de las llamadas a otros operadores y los 23 céntimos de las conexiones con números Orange que conforman la oferta de prepago actual de la firma.

Tres opciones de ahorro

A partir de ahí, los clientes que recarguen 10 euros o más durante un mes tendrán acceso a tres beneficios, entre los que podrán elegir el que más les convenga. El primero, que se aplicará por defecto, se llama Quiero 24 horas y supone un descuento del 50% en todas las conexiones nacionales.

La segunda opción tiene por nombre Quiero una y no más, que permite llamar por cero euros a móviles Orange a partir de la segunda llamada del día.

Si el cliente prefiere la tercera opción -Quiero Ocio- podrá comunicarse con todos los destinos por 10 céntimos el minuto de cinco de la tarde a ocho de la mañana, más el día entero los fines de semana y los festivos.

Estos descuentos se activan en cuanto la recarga en el mismo mes supera los 10 euros y duran hasta el mismo día del mes siguiente. Los clientes que prefieran mantener sus actuales tarifas podrán hacerlo. Los nuevos precios son compatibles con los módulos y promociones que tiene Orange, como el de números frecuentes.

El objetivo de la filial española de France Télécom con esta iniciativa es dar mayor claridad a sus tarifas, con una oferta muy sencilla. Su intención es convencer a sus clientes de que sus precios son más bajos que los de sus principales competidores, Telefónica y Vodafone, algo primordial en una época de crisis y de control de gasto de los abonados, y a la vez animarles a consumir.