Internet

Google planea traer a España su servicio de venta de libros online

Google planea exportar a todos los países, incluida España, el modelo de comercialización de libros a través de su servicio Google Books, que va a estrenar en EE UU. Los ejecutivos del buscador están en negociaciones con las entidades de derechos y las editoriales para avanzar en esa dirección, según ha explicado hoy Luis Collado, responsable de Google Búsqueda de Libros en España

El directivo indicó que hasta ahora el mundo editorial español se movía en un equilibrio entre la expectativa sobre lo que puede aportar internet y el miedo al cambio, aunque parece que la primera tendencia empieza a imponerse. "Tienen miedo a lo desconocido", afirmó Collado.

Pese al comentario, en España todavía hay divergencias entre las partes. Por ejemplo, el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro) había recibido hasta principios de marzo un total de 4.433 solicitudes de escritores y otras 291 de editoriales para reclamar una compensación a Google por la digitalización no autorizada de sus obras.

En cualquier caso, la compañía de internet parece dispuesta a llegar a acuerdos en todos los países, similares al alcanzado en EE UU, país en el que sí tenía abierto un litigio judicial. Bajo el modelo estadounidense, surgido del citado pacto extrajudicial entre Google y el mundo editorial (se firmó en octubre de 2008 y está pendiente de aprobación por el juez), los usuarios de Google Books pueden acceder a una vista previa gratuita de hasta un 20% de la mayoría de las obras descatalogadas que han sido digitalizadas en el programa de afiliación de la empresa, "igual que hace el cliente de una librería", dijo Santiago de la Mora, responsable de Socios Europeos para Libros de Google.

GOOGLE 1.328,13 0,57%

Además, los usuarios estadounidenses pueden adquirir y disponer del libro en su totalidad vía online, algo que todavía no pueden hacer los europeos, aunque el objetivo de la compañía de internet es extender este servicio.

Al mismo tiempo, Google Books ofrece un servicio de suscripción para instituciones, para que éstas también faciliten a sus miembros acceso al texto vía online. "No es una descarga", precisó.

En el caso de los libros protegidos por derechos de autor, los responsables de Google indican que se pueden consultar "los datos bibliográficos", y añaden que está la posibilidad de redirigir al lector a las bibliotecas más cercanas en la que esté disponible la obra.

El pacto en EE UU abarca a 20.000 editoriales y cerca de un millón de libros. Sus términos contemplan que un 37% de los ingresos sean para Google y el 63% para los tenedores de los derechos. El reparto de este 63% se hace a través de un registro de derechos independiente que "será administrado por escritores y editores".

En su estrategia de mejorar las relaciones con los autores, en el acuerdo se incluyó una cláusula por la que Google se ha comprometido a pagar 60 dólares a cada autor por cada obra que se haya digitalizado sin permiso.

Los directivos del buscador afirman que con este modelo se puede generar un nuevo mercado con libros que habían perdido relevancia, pero que la pueden recuperar gracias a su entrada en el registro, que los hace accesibles a nuevos usuarios.