Servicios funerarios

Valdivia y Rodrigo se disputan mañana el control de Funespaña

La dirección de la única funeraria cotizada en España se somete a una junta de accionistas conflictiva.

Los accionistas de la única funeraria española cotizada, Funespaña, asisten mañana a una junta crucial para el futuro de la compañía.

De sus votos dependerá que Juan Antonio Valdivia, vicepresidente ejecutivo y fundador del grupo, mantenga el control del consejo de administración -su hermano Ángel es consejero delegado-. O que sea Ignacio Rodrigo, con cerca del 30% del capital, quien reciba el apoyo de otros accionistas para llevar a cabo un cambio radical en la forma de hacer negocio de Funespaña.

El enfrentamiento entre los dos principales accionistas de la funeraria es manifiesto desde hace años. Basta con echar un vistazo a la convocatoria de la junta para hacerse una idea de cómo de caldeados están los ánimos: en el orden del día aparece, a petición del consejo de administración, propuesta de información sobre demanda interpuesta por la compañía contra José Ignacio Rodrigo por 'actos de confusión, actos de denigración y revelación de secretos'. También consta, a propuesta de Rodrigo, entre otros puntos, análisis de cuentas pagadas por Funespaña por la construcción de un tanatorio; explicación de 'supuestas vinculaciones' entre empresas del grupo con proveedores o cese del presidente 'por supuesto incumplimiento de sus obligaciones'.

FUNESPAÑA 7,35 0,00%

Según fuentes cercanas a la compañía, Valdivia destacará en la junta el comportamiento del valor en Bolsa: Funespaña fue la única cotizada, junto a Unión Fenosa gracias a la opa de Gas Natural, que no perdió valor en 2008. Por su parte Rodrigo incidirá en las explicaciones solicitadas por operaciones de la compañía y en la necesidad de cambiar el modelo de negocio de la funeraria.

Rodrigo, que ocupó la presidencia de Funespaña hasta mediados de 2007 cuando fue cesado en una junta, ha defendido el cambio de domicilio social, de Almería a Madrid, e incluso el del nombre de la empresa. En 2007 elaboró una oferta para competir por Continental Auto, la empresa de transporte en autobús del grupo ACS, adquirida por National Express.

Los tractores, clave

El negocio de alquiler, venta y recambios de maquinaria, principalmente el de tractores, es otra de las claves en el futuro de Funespaña. Porque la familia Esteve Cavaller, propietaria o accionista de las compañías del sector International Trucks & Tractors, Bobcat of Catalunya, JIS Maquinaria y Cevit, es el accionista de cuyo voto posiblemente dependa ahora mismo el control de la funeraria.

Esteve posee el 7,8% del capital de Funespaña y su apoyo a la familia Valdivia fue decisivo para que en la junta de accionistas celebrada en julio de 2007 Rodrigo cesara como presidente de la compañía. Si ahora el ex presidente de Funespaña logra el apoyo de Esteve, Rodrigo se haría con el control del consejo de administración.

International Trucks & Tractors facturó en 2007, último año en el que presentó sus cuentas al registro mercantil, 155,4 millones de euros. La compañía ganó ese ejercicio 2,69 millones.

Esteve mantiene la mayoría de su participación en Funespaña a través de la sociedad Esteve Cavaller que ganó 2,7 millones de euros en 2007 (4,3 millones de beneficio en 2006). La firma, con el 67,8% de International Trucks & Tractors, es propietaria de la Sicav Cartera Bellver 7 que a diciembre de 2007 contaba con un capital de cinco millones de euros.