Asamblea

La asamblea de Caja Madrid da la espalda a Aguirre y rechaza los nuevos estatutos

La Asamblea de Caja Madrid ha rechazado los nuevos estatutos con un total de 157 votos en contra. Ahora será la Consejería de Economía y Hacienda quien tendrá que redactar y aprobar los estatutos

El nuevo texto necesitaba el voto favorable de dos tercios de los consejeros, para ser ratificado. La mayoría de los consejeros generales han refrendado, por tanto, la decisión del consejo de administración de la entidad, que ya rechazó el pasado 16 de marzo el proyecto de la Comunidad de Madrid, una norma que calificaron como "anticonstitucional e ilegal", "innecesaria", "no consensuada", "con un carácter retroactivo ilegal", así como una grave "injerencia política" que no respeta la "representatividad y la igualdad" de los sectores.

La asamblea general acordó remitir la resolución adoptada hoy a la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid "a los efectos que procedan", al tiempo que expresó su confianza en que el Gobierno regional "respete la decisión democrática del órgano supremo de la entidad".

Será por tanto la Consejería de Economía y Hacienda la que deberá decidir sobre el futuro de esta ley, en la que la ya se reservaba el derecho a imponer los nuevos estatutos y reglamento, aún cuando el máximo órgano de decisión de la entidad los rechazase.

En concreto, la Ley 3/2008 contempla que, si los estatutos y reglamento electoral no fuesen aprobados por la asamblea general de la entidad, "corresponderá a la Consejería competente en materia de Cajas de Ahorros redactar y aprobar los estatutos y reglamento electoral en el plazo máximo de un mes".

Críticas

Además, nueve de los diez consejeros generales que intervinieron en la Asamblea coincidieron en rechazar el proyecto de adaptación de los Estatutos y pidieron volver a la senda del diálogo y consenso que ha presidido la entidad en los últimos años.

El proceso electoral sigue su curso

En este proceso electoral, la entidad debe renovar a los consejeros representantes de los ayuntamientos, la Asamblea de Madrid y las entidades representativas.

En la asamblea general del pasado 10 de noviembre la entidad ya nombró a las entidades representativas que pasarán a tener representantes en la nueva asamblea.

El Ayuntamiento interpondrá un recurso

El Ayuntamiento de Madrid y otros consistorios afectados por la "imposición" de los nuevos estatutos de Caja Madrid interpondrán un recurso-administrativo para evitar que la Consejería de Economía los apruebe en el plazo de un mes, independientemente de la opinión de los consejeros generales.

Según las mismas fuentes municipales, muchas de las intervenciones que reivindicaban el 'no' hicieron un llamamiento para que el siguiente paso no fuera la imposición de esos estatutos abriendo para ello un periodo de consenso y acercamiento entre las distintas posturas.

Desde el Consistorio no creen que eso vaya a pasar, incluso son de la opinión de que la imposición de los estatutos no agotará el plazo de los 31 días naturales con los que cuenta la Consejería. La decisión del Ayuntamiento de la capital, avalada por otros consistorios "perjudicados por la nueva regulación", será la interposición de un recurso contencioso-administrativo contra ese acto de la Consejería de Economía y Hacienda.

Sobre la decisión del PP de no intervenir en las comparecencias de la Asamblea extraordinaria, las mismas fuentes del Ayuntamiento explicaron que esa decisión se adoptó porque "las posiciones ya estaban claras y no se trataba de escenificar en ese sentido". En cuanto al discurso del presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, las fuentes municipales consultadas señalaron que su intervención fue "muy contundente, clara, sin ocultarse y dejando patente la causa por la que se llegó a esta situación".