Laboral

Seat pide a la plantilla de Martorell más cesiones antes de asignar el Q3

El fabricante de automóviles ha pedido a los trabajadores, tras conocer la aceptación mayoritaria de la congelación salarial para este año, que el comité intercentros realice una propuesta formal para aspirar a la fabricación del nuevo modelo Audi Q3 en la fábrica de Martorell (Barcelona).

La plantilla de Seat ha aceptado mayoritariamente la congelación salarial planteada por UGT de Catalunya en solitario como medida para que la factoría de Martorell (Barcelona) se adjudique la fabricación del nuevo modelo Audi Q3.

Con todo, Seat ha pedido además que el Comité intercentros realice una propuesta concreta a la empresa para obtener la fabricación de Q3. Un requerimiento nuevo después de que la plantilla de Martorell accediera a la congelación de su salario en 2009 pero no en 2010, como solicitaba la compañía.

Según informó el sindicato en un comunicado, la participación de la plantilla en el referéndum celebrado ayer en los centros de trabajo fue "elevadísima" (un 76,36%), y se saldó con el 65,5% de los votos a favor de la propuesta de la organización -que cuenta con el visto bueno de Seat)- (5.495 votos), frente a un 31,1% de votos en contra (2.611 votos), un 2,6% de votos en blanco y un 0,8% de votos nulos.

UGT se mostró satisfecho "por el amplísimo apoyo que ha recibido la propuesta" para que Volkswagen decida fabricar el modelo Audi Q3 en Martorell y subrayó que la plantilla "ha entendido perfectamente la gravedad de la situación".

La jornada de votación, a la que estaban convocados los más de 11.000 empleados de la empresa automovilística de los centros de Martorell, Zona Franca y centros de recambios, transcurrió sin incidentes pero en medio de una patente división sindical en el comité de empresa, puesto que CC OO y CGT se declararon esta semana contrarios a la propuesta y acusaron a UGT de ceder al "chantaje" de la empresa.

Las diferencias entre los dos sindicatos con más representación radicaban en la paga mínima de 200 euros que propone UGT para 2011 de modo que se compense la congelación salarial de la plantilla en 2009 y el ligero aumento (del 50% del IPC) para 2010. CC OO de Catalunya exigía que está paga se consolidase, es decir, que se plasmara en las tablas salariales.

Resultados

La marca Seat cerró el 2008 con un beneficio neto de 44,4 millones de euros, derivados principalmente de los dividendos de sus participadas, según expuso hoy la compañía que, sin estas aportaciones, arrojó unas pérdidas operativas de 141 millones en el pasado ejercicio.

Este resultado de explotación de 141 millones negativos difieren de los 78 millones negativos anunciados por Volkswagen en Alemania debido a la aplicación del Plan Contable Español en las cuentas presentadas hoy.

A pesar de estas diferencias contables, los números arrojaron un desplome importante de los resultados fruto de la actividad estricta de Seat, puesto que en 2007 el resultado operativo alcanzó los 44 millones de euros positivos. El presidente de la compañía, Erich Schmitt, justificó la caída por la debilidad del mercado a partir del segundo semestre del pasado año.

El cierre del ejercicio en números negros por segundo año consecutivo se explica por los 149 millones de dividendos de participadas, así como otros ingresos -como las compensaciones derivadas de la venta de unos terrenos de Zona Franca que sumaron 21,4 millones de euros- e impuestos.

No obstante, la marca española no escapó de la debilidad del mercado a partir del segundo semestre de 2008, y acabó el año con 63.000 unidades menos vendidas, situando la cifra total en los 368.000 vehículos.

Así, la facturación de Seat SA (que incluye filiales en la provincia de Barcelona y sociedades de ventas en España, Portugal y Alemania) cayó hasta los 4.817 millones de euros, frente a los 5.571 del ejercicio anterior.

Schmitt afirmó que estos resultados de ventas se deben a la "dramática evolución" del mercado español, al que van dirigidos el 25% de los coches que fabrica Seat y que se desplomó un 28% en 2008. Sin embargo, destacó que la debilidad de la demanda en Europa no impidió que la marca ganara cuota de mercado en algunos países del continente.

El vicepresidente de Finanzas de Seat, Dieter Seemann, incidió en el "importante" esfuerzo inversor que mantuvo la compañía a pesar de la crisis. Así, los recursos en I+D, inversión en nuevos productos y otras mejoras en procesos crecieron más de un 10%, hasta los 558 millones de euros.

En este sentido, Schmitt reiteró que los planes de la marca para el presente ejercicio pasan por mirar "más allá" de la crisis y continuar con "la ofensiva de nuevos productos" y el "rejuvenecimiento" de los modelos de la marca, de modo que avanzó que, desde ahora hasta verano, habrá un nuevo producto de Seat en el mercado "cada mes".