Transporte Aéreo

Acuerdo entre Portugal y España para crear el 'cielo único' en la Península

La península Ibérica tiene todas las papeletas para convertirse en un plazo de tiempo corto en el primer territorio de la Unión Europea en el que se ha hecho efectiva la constitución del llamado cielo único.

Los operadores de navegación aérea de España y Portugal, AENA y NAV, y las autoridades de aviación civil de los dos países firmaron ayer un memorando de entendimiento que busca hacer realidad la creación de un espacio aéreo único peninsular. Tal espacio será gestionado de forma integrada por los entes especializados en tráfico aéreo de los dos Estados.

El pacto ha sido suscrito por responsables de aviación civil en una reunión sectorial que se celebra durante esta semana en Ámsterdam.

En lenguaje técnico, el memorando prevé la constitución de un llamado Bloque Funcional de Espacio Aéreo (FAB) de España y Portugal. Bruselas ha definido este tipo de agrupaciones como las células base de lo que en el futuro será el cielo único en todo el territorio de la UE. La autoridades europeas consideran que será el instrumento básico para optimizar el actual reino de taifas que constituye la gestión del tráfico aéreo en el continente y permitirá superar las restricciones estructurales que suponen las fronteras nacionales de cada uno de los países.

España y Portugal llevan colaborando desde hace meses en el establecimiento de sistemas de coordinación entre sus respectivos espacios aéreos. En febrero y diciembre de 2008 fijaron comisiones de estudio conjuntas que han ido allanando el camino.

El memorando firmado ayer propone, entre otras actuaciones, establecer una estructura de gobierno y coordinación entre las autoridades y proveedores de servicio de los dos países así como preparar los cambios normativos y de supervisión necesarios para la potencial implantación del bloque funcional ibérico.

Proceso complejo

Carmen Librero, directora de Navegación Aérea, ha asegurado que el pacto con Portugal 'es complejo y requerirá amplios consensos' de todas las partes. La coordinación permitirá 'grandes ahorros' al sistema porque 'eliminará las actuales ineficiencias'.