CincoSentidos

Patrocinios casi gratuitos

Las deducciones fiscales por apoyar los grandes eventos deportivos y culturales permiten recuperar hasta el 90% de lo invertido.

Patrocinios casi gratuitos
Patrocinios casi gratuitos

En los anuncios de televisión a veces aparece un logo, una mosca, casi imperceptible, gracias al cual el spot sale un 15% más barato a la empresa que se anuncia. En el logo aparece el nombre de la Volvo Ocean Race, de la Copa América de vela o de algún otro evento considerado de interés general, del que es patrocinador el anunciante. Una fórmula que permite ahorrarse a las empresas hasta el 90% de lo invertido mediante deducciones fiscales.

El patrocinio de Iberdrola al barco Desafío Español, de la Copa América, es el ejemplo según los expertos de cómo sacarle partido a este sistema de patrocinio. Luis Gómez, director de Marca y Reputación de la eléctrica, subraya que lo hacen por motivos estratégicos, no tanto fiscales.

'La vela se relaciona con el trabajo en equipo, con la naturaleza, y el barco era el español', recuerda. 'Por mucha ventaja fiscal que tuviera patrocinar la fórmula 1, nunca lo haríamos, y tampoco apoyaríamos a clubes de ciudades concretas, debemos ser neutrales como empresa energética'.

Iberdrola recuperó, según Gómez, prácticamente todo lo invertido en la Copa América. Fueron unos 22 millones de euros en tres años. También patrocinó el Plan de Apoyo al Deporte Paralímpico , y ahora patrocinan, hasta finales de 2009, la salida desde Alicante de la Volvo Ocean Race, la vuelta al mundo a vela, que se celebró en 2008. 'Si la Copa América vuelve a Valencia, es lógico que esté Iberdrola', señala Gómez.

Los acontecimientos a los que se suele aplicar la etiqueta de 'interés general' son aquellos que promocionan una ciudad o región, como la Expo Zaragoza. Manuel Martín Domínguez, responsable del área deportiva del despacho Gómez-Acebo & Pombo, considera que estos eventos 'serían imposibles de patrocinar de forma privada. Gracias a la deducción se genera empleo y repercusión mediática'.

También el Plan ADO, de Ayuda al Deporte Olímpico, goza de estas exenciones. Grupo Leche Pascual aporta 3,45 millones de euros en este ciclo olímpico, a cambio de anuncios en TVE por ese valor y de la deducción correspondiente (hasta el 90%), aunque supeditados, señala la compañía, 'a la ejecución escrupulosa de una campaña de comunicación', que incluye la presencia del logo en los envases.

Los clubes y las selecciones quedan al margen de esta deducción, que se aplica al impuesto de sociedades, salvo en Navarra y el País Vasco. Excepto en los países nórdicos, esta distinción es general en Europa.

'No me parece justo que sea así. Los equipos y selecciones también ayudan a promocionar ciudades y al país', considera Javier Mancebo, director de Estrategia de Havas Sports. La futura reforma de la ley del deporte profesional, anunciada por el Gobierno, podría incluir algún cambio en este aspecto, señala Martín Domínguez, que es uno de los expertos consultados para la reforma. 'Ahora sería el momento, por la situación económica', opina. Otra reclamación es que se reduzca el IVA de los pagos de terceros, hasta el 4%, o incluso hasta la exención total.

Luis Gómez es partidario de que se extiendan las deducciones por mecenazgo, aunque se pregunta dónde estaría el límite. Al final siempre lo pondría su presupuesto. 'No tenemos dinero para todo'.

Segundos de oro

Cada anuncio sólo puede desgravarse una vez. Suena obvio, pero se ha dado el caso de alguna empresa, que, por error, puso dos logos en el mismo spot televisivo. Para que el anuncio compute basta que el logo se emita unos segundos en el caso de la televisión, y que se emita al final en las cuñas de radio.

Hasta 2007 los patrocinadores podían hacer hasta negocio, puesto que no había tope para desgravar, aunque muy pocas empresas lo alcanzaban.

Javier Mancebo, de Havas Sports, recalca que en la Copa América, 'quitando Iberdrola, el resto de patrocinadores sólo lo han hecho para desgravar, de hecho lo lleva el departamento fiscal de cada empresa'. La Volvo Ocean Race, añade, tampoco la está explotando nadie más, ni siquiera Telefónica, que tiene un barco en competición.