Investigación

La Fiscalía afirma que 73 ejecutivos de AIG cobraron primas de más de un millón de dólares

El Fiscal General de Nueva York, Andrew Cuomo, afirmó hoy que 73 ejecutivos de la aseguradora AIG, que tuvo que ser rescatada por el Gobierno el pasado mes de septiembre para evitar su quiebra y que ha recibido fondos públicos por importe de 170.000 millones de dólares (131.000 millones de euros), percibieron 'bonus' de al menos un millón de dólares y subrayó que incluso once de los empleados que cobraron primas ya no trabajan para la entidad.

En una carta remitida al presidente del Comité de Servicios Financieros del Congreso, Barney Frank, Cuomo señala que AIG repartió más de 160 millones de dólares (123 millones de euros) en primas entre varios ejecutivos de la filial de productos financieros de la aseguradora, que llegaron a percibir en algunos casos sumas "sorprendentemente" elevadas, puesto que el mayor beneficiaro se embolsó 6,4 millones de dólares (4,9 millones de euros).

"La semana pasada AIG hizo millonarios a 73 personas en la unidad que perdió tanto dinero que llevó a la compañía a ponerse de rodillas forzando su rescate por parte de los contribuyentes. Algo hay profundamente erroneo en este resultado", afirma Cuomo.

Asimismo, la carta remitida por el Fiscal en visperas de que el consejero delegado de AIG, Edward Liddy, comparezca ante el Comité de Servicios Financieros subraya la escasa colaboración por parte de la aseguradora en la investigación sobre estos pagos al señalar que AIG no ha informado aún sobre la identidad de los perceptores de los 'bonus'.

"Hasta que obtengamos los nombres de estas personas será imposible determinar cuándo y por qué abandonaron la entidad y cómo es que recibieron estos pagos", señala.

"AIG ahora reclama que no tenía otra opción que realizar estos pagos de acuerdo con los términos del programa pactado, pero si el Gobierno no hubiese rescatado a AIG con miles de millones del dinero de los contribuyentes, la entidad probablemente hubiera quebrado y, seguramente, no se hubiera realizado pago alguno", indica Cuomo.

Tuvieron tiempo para negociar los salarios

Asimismo, el Fiscal señala que AIG demostró tener tiempo para negociar los salarios de sus empleados de la filial de productos financieros, que pactaron cobrar un salario de un dólar en 2009 a cambio de conservar sus bonificaciones.

De este modo, la documentación obtenida por la Oficina del Fiscal de Nueva York señala que 73 ejecutivos de AIG se embolsaron primas por importe de al menos un millón de dólares y destaca que el mayor beneficiario de estos pagos recibió 6,4 millones de dólares.

Además, cada uno de los siete mayores perceptores de bonificaciones recibieron más de cuatro millones de dólares en primas, mientras que entre los diez máximos beneficiarios se repartieron 42 millones de dólares. Asimismo, 22 ejecutivos percibieron más de dos millones de dólares por cabeza, repartiéndose un total de 72 millones de dólares.

Por otro lado, Cuomo destaca que, de acuerdo con los contratos obtenidos por la Fiscalía, éstos contienen provisiones en la mayor parte de los casos que garantizan el 100% de los 'bonus' de 2007, lo que a juicio del Fiscal representa que "en la primavera del pasado año AIG determina blindar las primas de 2008 a niveles de las de 2007 pese a los signos evidentes de que el resultado del ejercicio sería desastroso en comparación con el año anterior".