José Antonio de Paz

"HP luchará para que no muera ningún socio local"

Desde el 1 de marzo lidera la filial española de la mayor empresa TI del mundo por facturación. Sus retos: recuperar el liderazgo en PC en España este año y que HP se vea como empresa de servicios.

"HP luchará para que no muera ningún socio local"
"HP luchará para que no muera ningún socio local"

Asegura que su principal reto es "hacerlo bien" tras sustituir a Santiago Cortés al frente de HP España. Pero está tranquilo: "Tenemos un gran equipo y vamos a utilizar todos los activos para competir día a día. Queremos ser número uno o dos en todos los negocios en los que actuemos".

Tras tomar posiciones en la empresa. ¿Cuál es el primer reto que se ha marcado?

Hacerlo bien. Conozco muy bien la empresa, llevo trabajando casi 10 años en HP-Compaq de la mano y muy cerca del anterior presidente, así que sustancialmente no hay nada nuevo. No tengo que tener un aprendizaje especial de casi nada, sólo la humildad para aprenderlo todo. No hay ningún reto especial, no hemos tenido que cambiar equipos porque el que tenemos es fantástico, así que vamos a seguir utilizando todos los activos para competir todos los días.

"No renunciamos a ser el número uno en España en PC, y estoy seguro de que lo vamos a lograr este año"

"Tenemos que trabajar para que el mercado no nos perciba como un proveedor de consumo"

"En este momento en que los presupuestos TIC se están recortando, hay que apostar por que las empresas transformen el gasto corriente de TI en innovación"

"Yo quitaría un poco de hierro al tema. El cloud computing es muy importante, pero no es el salvador del mundo".

"No hemos conseguido liderar el mercado de los smartphones. Ahí tenemos un área de mejora"

HEWLETT-PACKARD 36,71 -1,56%

En 2008 han logrado consolidar su posición como número uno mundial. Más de 118.000 millones de dólares de ingresos, un 13% más. ¿Ven a salvo ese liderazgo de las manos de IBM?

Esto de ser el número uno es algo interesante. Dicho esto, hace 25 años el número uno era nueve veces más grande que nosotros, y hoy somos los más grandes a nivel mundial; también aquí. Así que creo que preocuparse de esto no es la cuestión. Nosotros nacimos en 1939 fruto de una recesión americana y con unos genes de no tener deuda, de ser una compañía seria, de valores, de hacer las cosas a largo plazo y hacerlo bien, y seguimos en ello. Y con una cuestión fundamental: somos una compañía que compite todos los días. No tenemos ningún negocio cautivo. Nos lo ganamos día a día. Así que creo que hay razones objetivas para pensar que HP puede seguir siendo número uno durante mucho tiempo. Creo que HP es la compañía del presente y del futuro. Pero esto vale para lo que vale y hay que demostrarlo todos los días. Me preocupa más seguir teniendo la organización que tenemos, con el talento y los valores que tenemos. Me preocupa que nuestra gente se levante cada mañana pensando que no tenemos nada gratis ni nada fácil; si conservamos eso con la solidez financiera que tenemos y con los clientes que tenemos, no tengo ninguna duda de que seguiremos siendo los primeros.

Sin embargo, el 2009 no ha empezado bien. En su primer trimestre fiscal, prácticamente todas las áreas, excepto servicios, han caído entre un 13% y un 36%, especialmente PC y servidores. ¿Lo atribuyen exclusivamente al efecto de la crisis?

Son mundos muy distintos y la caída de la demanda afecta más a unos que a otros. Logicamente es un problema, pero la gran pregunta, cuando uno trabaja en áreas de PC, servidores, impresoras, que son mercados muy intensivos de demanda, debería ser cómo lo está haciendo HP. Y la respuesta es que estamos ganando cuota de mercado. Por ejemplo, en servidores en el último trimestre hemos ganado 4,1 puntos de cuota de mercado, pasando del 48% al 52,5%. Y nos está pasando en Unix, en almacenamiento... En PC en Iberia hemos vuelto a ser los números uno ya. En España por poco no, pero ya veremos. Así que, si cuando está cayendo la demanda tu comportamiento es mejor que los demás y ganas cuota de mercado, te estás posicionando mejor que nadie para el futuro. HP no es una compañía cortoplacista; no medimos lo que hacemos hoy ni mañana. Podemos sufrir un poco en la facturación de un trimestre, en una línea de negocio u otra, pero el futuro lo vemos muy optimistas, y en el área de proyectos y servicios tenemos más oportunidades que nunca.

Efectivamente la estrategia de HP pasa por intensificar su negocio de servicios, más con la compra de EDS. Sin embargo, y pese a ocupar el primer puesto mundial, el mercado les sigue viendo como una compañía de ordenadores y servidores. ¿Es la gran asignatura pendiente de HP?

Tiene razón. Tenemos que comunicar mejor, porque parece un poco inconsistente que cuando más del 45% de nuestra facturación, según las cifras del último trimestre, proviene de soluciones empresariales, servicios y software, y poco más del 31% PC y poco más del 21% impresión, tengamos una percepción de proveedores de consumo. Evidentemente la realidad no es esa y tenemos que trabajar para que cambien determinadas percepciones. Tras la integración de EDS, que ya se ha producido completamente, estamos cerrando más proyectos que nunca en esta área y en conversaciones con altos directivos españoles y de fuera vemos que esa percepción está cambiando. Pero es cierto que la estamos cambiando de acuerdo a la genética de HP; cliente a cliente, con hechos, y todavía hay un reto de comunicación. HP ha comprado más de 30 empresas de software en dos años, tenemos la fuerza comercial más amplia del mercado (7. 600 trabajadores en España), y estamos en 14 ciudades españolas, lo que nos da una cercanía a los clientes y a la administración que no tiene nadie. También el 40% de nuestros empleados en España trabajan en proyectos internacionales, con lo cuál efectivamente trabajaremos para que la percepción se ajuste más a la realidad.

¿Es España los ingresos se reparten de igual forma por áreas de negocio?

Sí. En España es muy similar.

¿Y cuál sería el balance ideal que quieren conseguir? ¿Qué tanto por ciento quieren alcanzar en servicios?

No hay ningún balance concreto. HP es la única compañía del mundo que consideramos global en tecnología, es decir, que cubrimos todos los aspectos: software, impresión, ordenadores, servicios, movilidad... Nosotros estamos convencidos de que es la estrategia adecuada y nuestros esfuerzos pasan por competir en cada mercado, en cada segmento. Hay quien dice que hay mercados que son despreciables; yo pienso que hay mercados donde se sabe o no se sabe competir. HP está demostrando que puede ganar un 5%-6% de beneficio operativo en PC a nivel mundial, que es una cifra razonable, y que a su vez puede dar unos precios buenos a los usuarios y competir. Nuestro esfuerzo es ese: ser muy competitivos y ser números 1 ó 2 en todos los negocios que actuemos y entender la visión de la tecnología 'end to end' en el mundo, tanto a nivel empresarial, como de consumo y administración pública, y en eso trabajamos. ¿Cómo va a evolucionar esos porcentajes? fluctuarán. Habrá momentos de más demanda de PC, otros más intensos de impresión... De hecho, estamos liderando la transformación de la impresión analógica a la digital, ya que el 85% de la impresión que se hace en el mundo es analógica. Nuestro centro de I+D en Barcelona está trabajando intensamente en propuestas de valor en esa dirección.

Muchas personas del sector han comparado la dificultad de integrar EDS con las dificultades que tuvieron en su día con la compra de Compaq. ¿Cómo está la fusión? ¿Están ya los equipos integrados? Su competidor IBM cree que le saca mucha ventaja en servicios.

Hay un consenso enorme en estos momentos en el mercado de que mientras los análisis previos a la fusión HP-Compaq eran muy negativos, ha resultado absolutamente positiva. Evidentemente no se hizo en un día, pero ha sido un éxito absoluto, pese a ser dos empresas muy complejas de integrar porque tenían muchas actividades comunes. Yo llevo seis fusiones en mi vida profesional y de esto creo que sé un poco. En las fusiones lo importante son las personas, y nosotros tenemos la suerte de tener los mejores profesionales y directivos del sector. La competencia que diga lo que quiera. Esto no son palabras, son hechos y realidades, y la integración con EDS está 100% hecha, el responsable de ese negocio es Antonio Crespo, antiguo director de servicios de HP. El 'go to market' está totalmente integrado, así que tenemos una sola organización y una sola oferta de servicios que se llama HP. Y, afortunadamente, lo que puedo decir es que si me pregunta por un solo negocio en el que estoy más optimista, es éste, porque si bien en el resto de negocios podemos sufrir la caída de la demanda de mercado, nunca he visto una oportunidad de negocio como la que tiene hoy HP, precisamente por lo rápido que hemos hecho la integración. Nunca hemos tenido proyectos tan grandes en España encima de la mesa ni tan interesantes. Y pronto podremos dar muy buenas noticias al mercado que demostrarán si lo que digo es o no correcto.

Por lo que dice, entiendo que han cerrado contratos de servicios tras la fusión. ¿Puede darme alguna referencia?

No puedo hablar de ellos. Los anunciaremos, pero tenemos que ser respetuosos con nuestros clientes. Tenemos ya algunos contratos muy interesantes que se han cerrado ya combinados con las fuerzas de HP y EDS en una misma organización. Y hay otros que estamos a punto de ganar.

Ustedes pagaron 14.000 millones de dólares por entrar en el mundo de los servicios. Han entrado a golpe de talonario. Una cifra muy elevada para tiempos de crisis. ¿Volverían a firmar la operación ahora?

No puedo hablar en nombre de nuestro presidente mundial, pero mi opinión es que la adquisición de EDS ha sido una de las mejores decisiones de los últimos 10 años en esta compañía. Evidentemente es como todo en la vida, las decisiones del pasado son del pasado y hay que circunscribirla en ese pasado. Pero en aquella situación y momento fue una operación muy interesante para ambas compañías. Hoy las circunstancias son otras, pero precisamente por nuestra forma de llevar el negocio no tuvimos que endeudarnos para comprar EDS. Nuestros ahorros nos han permitido comprar EDS. Hoy hay que entender la crisis con datos objetivos, pero estratégicamente no hay ninguna duda de que ha sido una excelente operación que nos va a permitir salir reforzados de la crisis.

Pero el choque cultural es enorme. ¿Resulta complejo este punto?

Yo no estoy viendo ningún problema, y no es por simplificarlo. No estoy viendo ninguno porque la integración de EDS está siendo muy buena en todo el mundo, pero probablemente en España y en Iberia es excepcionalmente buena porque se han juntado unas cuantas personas con muchísimo sentido común y una gran profesionalidad, y estamos trabajando codo a codo. Efectivamente hay temas culturales genéticos distintos en ambas compañías, y estamos aprendiendo y compatibilizando las fortalezas de unos y de otros. Esto al final es muy sencillo, depende de las personas, y si todas tienen la voluntad de colaborar, como está siendo el caso, la fusión es fácil. Si te encuentras en un entorno de codos o de competencia interna tienes un problema, pero eso no se está produciendo. Incluso en algunos proyectos que hemos ganado recientemente de algunos millones de euros, algunos clientes nos han dicho que nos los han adjudicado porque les ha gustado vernos desde el principio como un equipo. Veamos lo que dice el mercado, pero la situación es esta.

HP ha ido durante mucho tiempo en el negocio de servicios de la mano de socios como Accenture. ¿Eso se va a dejar de hacer?

No, al contrario. Somos una compañía capaz de competir en todo, pero en el mundo de los proyectos y de las soluciones lo primero que hay que tener es un aspecto de humildad. No hay ninguna compañía en el mundo que lo haga todo bien. Por eso nuestra propuesta es siempre jugar en el mercado global de los sistemas de información end to end, pero no lo hacemos todo. Somos una compañía genéticamente colaborativa, con el canal de distribución y con las alianzas con otras empresas. Y eso me gustaría intensificarlo. Hoy en día nuestros clientes son muy exigentes, tenemos que ayudarles a mejorar su capacidad productiva, y hay que ser muy cauteloso en tu propuesta de valor. Yo creo que es tiempo de alianzas y no de querer hacerlo todo mal. Yo veo serias posibilidades de colaboración con empresas de servicios, con integradores, porque seguramente seamos más fuertes en unas áreas que otras. Nosotros somos fuertes en telecos, software, outsourcing de IT, de aplicaciones y de procesos de negocio (BPO), pero no cubrimos todo.

A finales de 2008 HP anunció un recorte de plantilla del 7,5%, 24.600 empleados. ¿Se han cerrado los despidos? ¿Cómo ha afectado a España?

El anuncio que hizo nuestro consejero delegado a nivel mundial era un anuncio de reestructuración, pero derivado de la fusión, de los potenciales solapes. Y eso hay que ponerlo en dicho contexto y es que nosotros tenemos la obligación de ser los más competitivos, así que era evidente que en un proceso de integración de tanta plantilla podría haber algún ajuste. Después esto ha sido un proceso de finura a nivel de cada país. En el caso de España no está ligado a un proceso estructural sino de clientes, de negocio y contratos. Lo que hemos ido haciendo ha sido afinando y buscando el coste adecuado para cada contrato y con eso ha habido movimientos en unos sentidos y otros. Hemos tenido que mover gente de un área a otra, pero el dato objetivo es que somos 7.600 empleados en España. Somos la multinacional con mayor empleo del sector en este país. El año pasado crecimos del orden de 500 empleos netos, y ahora estamos ahí en esos 7.600 empleados.

¿Le preocupa el recorte del gasto TIC que la mayoría de directivos tecnológicos está aplicando en España?

Efectivamente estamos viendo una tensión en el mercado sobre los presupuestos TIC y evidentemente nadie tiene la bola de cristal para saber qué va a pasar de aquí a final de año. Yo no creo que vaya a haber una gran caída en el sector. Seguramente estará plano o ligeramente negativo o positivo. Aquí hay una cuestión sobre la que no hay dudas: la innovación es un arma de competitividad y de productividad, pero de lo que no habla todo el mundo es de cuál es la reacción real que tenemos que tener ante la crisis. Hay gente que pide más dinero, más gasto e inversión en tecnologías. Ojala la hubiera, pero no creo que sea realista pedir eso en estos momentos. Todos tendremos que pelear porque llegue eso, pero no podemos poner todas nuestras cartas ahí, así que HP tiene una respuesta demostrable: Hay que apostar por transformar el gasto corriente de TI en innovación. Resulta que las empresas se están gastando entre un 70% y un 80% de sus presupuestos TIC en mantener el status quo, y no basta con eso para salir de la crisis. Hay que innovar. HP internamente ha reducido su gasto corriente de TI de un total de un 4% de la facturación a menos de un 2%. Hemos pasado de 85 centros de datos a tres, hemos reducido el gasto de la energía consumida en un 60%... y todo eso se hace con un proyecto de transformación y con la voluntad de hacerlo. Y esa es nuestra propuesta al mercado y eso se lo ha enseñado el otro día nuestro CIO [responsable de tecnología] a 40 clientes españoles en Barcelona. No hablamos de deseos sino de realidades porque está funcionando con nuestra compañía.

HP está trabajando y posicionándose en el Cloud Computing. ¿Es la computación en internet un cambio inevitable?

Estamos muy activos en esta área. Hemos comprado muchas empresas de diseño de centros de datos y de software para gestionar los data centers, así que estamos trabajando en este tema con todos los actores del mercado. Yo lo único que digo aquí es que Cloud computing va a jugar un papel en el mercado, eso es evidente, pero cuidado con otras épocas, como cuando las puntocom eran todo. Hay que poner un poco de sensatez. Es un entorno importante para HP y para el futuro, pero hay que tener cuidado con las olas. Yo quitaría también un poco de hierro al tema: el cloud computing es muy importante, pero no es el salvador del mundo.

Acer les ha arrebatado el primer puesto en España en el mercado de PC. ¿Qué ha ocurrido?

Ya no, porque entre España y Portugal HP ya es número uno, según el último informe de IDC. Pero no es la respuesta a su pregunta. Para mí lo verdaderamente importante es que HP es número uno mundial. Evidentemente hay jugadores que utilizan sus oportunidades y saben jugar sus bazas, y nada que decir al respecto. Nosotros vamos a seguir apostando por el mercado de los PC, por innovación, por ser competitivos en coste, hemos recortado distancias, y el futuro dirá, pero no renunciamos a ser el número uno en España, y con nuestro equipo estoy seguro de que lo vamos a conseguir.

¿Este año?

Creo que sí. Esto no es nada científico, pero es mi percepción.

Ustedes están muy centrados en PC y portátiles, no tanto en otros dispositivos móviles como smartphones. Con la explosión de internet móvil y el cloud computing ¿no temen perder terreno?

Evidentemente no hemos conseguido liderar ese mercado, y ahí tenemos un área de mejora. Desde un punto de vista global, no tenemos miedo a perder terreno, pero si miramos esto con una perspectiva histórica, siempre ha habido diferentes opiniones sobre qué dispositivo era mejor: portátil o no portátil... pasarán cosas, habrá que observar el futuro y habrá que mejorar cosas en esa área.

¿Les preocupa ahora menos Dell, el segundo a nivel mundial, que Acer o Asus, que ha crecido mucho con los netbooks?

Nos preocupan todos y ninguno. Uno no puede tener un proyecto basado en lo que hacen los demás. Tenemos que tener un proyecto propio. Hace unos años el que no vendía de manera directa ya no podía competir, y hemos visto que no es cierto. Vamos a seguir compitiendo con los elementos que nos han traído hasta aquí y que creemos que nos van a llevar lejos, que son la solidez financiera, la innovación, la capacidad tecnológica y luego un aspecto importante a nivel local, que es la cobertura y cercanía. Tenemos una red de distribución que es la mejor del mercado. Estimamos que unas 100.000 personas en España comercializan de una u otra manera productos y servicios de HP, y eso es un activo enorme que no vamos a empobrecer. Vamos a ayudar a que siga vivo. La combinación de todo ello es la respuesta, y mucha cintura y flexibilidad. Lo que nos preocupa es ser capaces de competir muy bien en costes y en tecnología y no perder esta cercanía.

Las ventas de PC para consumidor se derrumban. Gartner habla de una caída del mercado del 11,9% en 2009. ¿Cómo lo ve el líder mundial del mercado?

Nos preocupa. Y tenemos dos obligaciones: una, la de competir muy bien y, dos, intentar que el mercado crezca a través de la innovación y de propuestas creativas. Tenemos que trabajar sobre esta área para intentar convencer al mercado de que la renovación tecnológica es necesaria. En cualquier caso, lo sustancial es que esto es coyuntural, y cuando vienen coyunturas hay que saber adaptarse a las situaciones, y esta situación cambiará. Nuestra gran preocupación es seguir siendo el número uno, y seguir teniendo las estructuras de costes y de innovación para ser el número de uno. Creo que cuando el mercado económico mundial levante e incremente la demanda, HP estará más fuerte. Esta es la principal preocupación: no perder ni un ápice de competitividad. Yo creo que hay otros muchos que lo van a pasar peor.

¿Cómo quién?

Competidores que no voy a dar nombres, pero hay mucha gente endeudada. La demanda cae, aparecen ineficiencias internas, problemas de productividad, de márgenes... no todo el mundo está en la situación sólida financiera y estructural que HP porque ha hecho el trabajo los últimos años. Si eres más pequeño y tienes menos volumen y cuotas lo vas a pasar peor.

¿Prevén concentración en el mercado de los PC?

Va a haber concentración a nivel mundial en el sector en general. No sé si en los PC. En el mercado español, la aproximación nuestra es distinta. Nosotros vamos a pelear porque no desaparezca ni una sola empresa española. Vamos a pelear porque nuestro canal siga viva, vamos a seguir colaborando con todos los partners, socios y empresas española; vamos a intentar traer más centros de competencia, más allá de los 10 que ya tenemos, abrir incluso presencia en algunas regiones y geografías, y que eso ayude a enriquecer el tejido y la competitividad de la empresa española y a la vez crear empleo y eso vamos a hacerlo de la mano de los demás. No vamos a aprovechar la situación de crisis actual para hacer que otros lo pasen mal.

¿Prevén abrir algún centro en los próximos meses?

Tenemos una distribución geográfica con presencia en 13-14 ciudades y en 10 tenemos centros de competencia. Somos una multinacional pegada a la realidad española, pegada al terreno. Nuestro objetivo es abrir más centros, intentar mantener el porcentaje de empleo que está dedicado a hacer trabajo exterior: que hoy es el 40%. Queremos contribuir a la creación de empleo en España. Hemos verificado que centros que hemos montado en España, como el que tenemos en León para telecos y medios, son absolutamente competitivos con el resto del mundo, y ésta es una estrategia adecuada en lo que hemos llamado un ecosistema y que hemos ligado a la supercomputación. Creemos que hay que hablar de localizar talento, de ecosistemas, de centros de excelencia regionales. Y vamos a seguir peleando por ello. Todos los días peleamos por traer proyectos de Europa y del mundo. Esta mañana sin ir más lejos hablaba de uno concreto. Y pedimos que todo el mundo lo entienda y lo apoye.

Noto preocupación en las multinacionales sobre la desaparición de muchos socios locales. ¿Cómo lo vive HP? ¿Existe ese peligro?

Las empresas de tecnología de tamaño pequeño tienen más elementos para preocuparse. No sé que va a pasar, pero por parte de HP vamos a hacer todo lo posible por mantener vivo nuestro canal de distribución, desde el primero al último. Tomaremos decisiones para que esto siga así. No tenemos ningún interés y sería una muy mala noticia que desaparezcan empresas españolas por pequeñas que sean y creo que los grandes tenemos la obligación de ayudarles a seguir vivos. Lo otro es una decisión torpe. Hay problemas, los vemos. Quizás no tantos como se dicen, pero sí la crisis financiera les ha afectado y hay tensión, aunque sin dramatismo. Nuestro compromiso es ayudarles desde el punto de vista financiero (que estamos haciendo cosa), desde el punto de vista de colaboración comercial y presencia geográfica.

Hablaba de innovación. En el mercado de los PC, el último fenómeno ha sido el de los netbooks que ha hecho perder márgenes al sector. ¿Han llegado para quedarse?

No pienso si su llegada es una buena o mala noticia. La tecnología tiene que estar al servicio de los ciudadanos y parece claro que hay una necesidad hacia un producto de este tipo. Como en toda evolución del sector, hay miedo al cambio. Pero las empresas que sobreviven son las que son capaces de adaptarse al cambio, y no hay que tenerle miedo. Con estos equipos ha aparecido un nuevo mercado a bombo y platillo y habrá que irse adaptando e ir descubriendo la forma de entender los negocios y adaptarnos a ellos.

Este año se prevé muchos anuncios de subvención de este tipo de terminales por parte de los operadores. ¿Los fabricantes de ordenadores también tendrán que adaptarse a un modelo más propio de los fabricantes de móviles?

Más allá de que un giro en el mercado te haga más daño o menos, a mí me parece una buena noticia para España y para el ecosistema. Si hablamos de convergencia, de competitividad, ¿es buena o mala noticia que los españoles tengan mayor acceso a la red y a los sistemas? En principio parece una buena noticia. Todo ello unido a una mejor educación, un ecosistema regional... hay que acercar la tecnología al ciudadano y hay que colaborar a que eso suceda.

La impresión de muchos consumidores es que los fabricantes de PC han abusado de su poder y han ofrecido ordenadores muy potentes cuando realmente sólo se necesitaba para ciertos trabajos un equipo con menos prestaciones.

Sí, pero volvemos al tema de las puntocom y del cloud computing. El mercado está lleno de maximalismos binarios que se demuestran que no es la salida. Esto no va de pelotazos. No es la cultura del pelotazo la que tiene que llevar este sector. Va de la innovación consistente. Hay que ser serios y honrados con el comprador, y no hay que engañar a nadie, pero también es verdad que la tecnología evoluciona y hay que decirle al usuario para qué es cada cosa. En este sector tenemos tendencia al péndulo. Y hay que adaptarse al cambio.