Según una encuesta

El "sueño americano" sigue vivo pese a la crisis

El famoso "sueño americano" sigue vivo, según una encuesta divulgada hoy que muestra que un 79% de los estadounidenses creen que es posible progresar pese a la peor crisis financiera de los últimos 80 años.

El sondeo del Proyecto Pew para la Movilidad Económica muestra que el optimismo es generalizado, incluso entre las personas de bajos ingresos, los estratos con menor nivel educativo y los desempleados.

Los hispanos se sitúan a la cabeza del optimismo imperante. Así, un 86% dijo creer en poder mejorar su situación económica pese a la crisis, frente al 83% de los afroamericanos. Pew, que encargó la encuesta a la firma Greenberg Quinlan Rosner Research and Public Opinion Strategies, señaló que el consenso es "asombroso" dado que un aplastante 94% de los entrevistados describe la situación económica en el país como mala.

Los estadounidenses son optimistas no sólo sobre el presente, sino también sobre el futuro a más largo plazo. Así, un 72% cree que su situación económica será mejor en los próximos 10 años, una percepción que traspasa líneas políticas y grupos demográficos.

Los afroamericanos son los más esperanzados (85%), comparado con el 71% y 77% respectivamente de blancos e hispanos.

La mayoría de los estadounidenses dijo también haber mejorado sus estándares de vida. Un 58% aseguró vivir mejor que sus padres cuando estos tenían una edad similar y un 56% afirmó que les resulta más fácil avanzar peldaños en la escalera social de lo que les resultó a sus padres.

Ese porcentaje es todavía mayor entre los hispanos (64%), frente al 59% entre los afroamericanos y la misma cifra entre los blancos.

Los padres también creen que sus hijos vivirán mejor que ellos, aunque están divididos sobre si les costará más o menos trabajo que a ellos avanzar. El 62% de los que tienen niños en casa afirmó que sus descendientes vivirán mejor que ellos. Un 48% dijo que les resultará más fácil lograrlo y un 46% más difícil.

Los afroamericanos fueron los que más dijeron que sería igual o más fácil para sus hijos avanzar socialmente (el 65%), comparado con el 51% de los hispanos.

Por el contrario, sólo el 34% de los blancos afirmó que será más fácil para sus hijos que para ellos avanzar en la vida. Por lo demás, los estadounidenses piensan que son ellos los que determinan en gran medida sus oportunidades económicas.

Así, un 74% dijo creer que tiene al menos algún control sobre su propia situación económica, mientras que sólo el 43% afirmó que otra gente está al control de su situación económica.

Los estadounidenses consideran, por un margen del 71 frente al 21%, que condiciones como el trabajo duro y el empuje que uno tenga son más importantes para prosperar que factores externos como la situación económica en el hogar en el que se criaron.

La encuesta concluyó, sin embargo, que existe una fuerte correlación entre los ingresos de los padres y los de los hijos. Un 83% describió la educación como esencial o muy importante para la movilidad social.

La expresión "sueño americano" hace alusión a la creencia de que EE UU ofrece a todos sus residentes la posibilidad de lograr sus sueños mediante el trabajo y la libertad de elección. Pew entrevistó a 2.119 personas entre el 27 de enero y el 8 de febrero. La encuesta tiene un margen de error del 3,4%.