Crisis automovilística

GM acepta la segregación de filial europea e inicia un plan para ahorrar 1.200 millones

La Dirección de General Motors (GM) Europa accedió hoy a retirar su propuesta de cierre de plantas para garantizar la viabilidad de la empresa y a negociar la segregación de la filial europea de la matriz norteamericana, Opel, pero optimizando recursos para ahorrar 1.200 millones de dólares (unos 936 millones de euros).

Según informó a Europa Press, el representante del Comité de Empresa de la planta de GM en Figueruelas (Zaragoza) en el Comité Europeo, Pedro Bona, la empresa ha decidido descartar definitivamente su propuesta, que incluía el cierre de plantas, y aceptar la de los sindicatos, referente a segregar la filial europea e implantar un plan de austeridad para ahorrar los 1.200 millones de dólares que necesita para hacer frente a sus gastos inmediatos.

Bona reconoció que este ajuste va a obligar a los trabajadores a hacer esfuerzos "durante uno o dos años porque no hay volumen de trabajo para todos", pero permitirá que no se cierre ninguna planta.

Para ello la próxima semana comenzará una negociación "dificultosa" entre los representantes de la empresa y el Comité, en la que se diseñará un plan de ahorro que supondrá reducciones de plantilla, "pero esta vez teniendo en cuenta factores como la edad del trabajador", o la propuesta de cierre de sedes como la de Zurich o Madrid "en las que no hay carga de trabajo", para que trabajen desde la planta de cada país.

Por todo esto, Bona se mostró "no contento pero sí satisfecho" porque, a su juicio, esta nueva situación les permitirá "ir con la cabeza alta" para pedir a los gobiernos europeos 3.300 millones en ayudas públicas para garantizar su supervivencia. "Es dinero de todos los ciudadanos y hace falta un plan creíble que garantice su devolución pero por lo menos ahora será para mantener puestos de trabajo y no una destrucción", apuntó.

De esta forma, Bona se mostró convencido de que dichos Gobiernos respaldarán a la empresa "una vez que ha quedado demostrado que los trabajadores están dispuestos a sacrificarse y que se van a mantener la mayor parte de los empleos".

El Foro Europeo de Empleados de GM está constituido por 36 representantes sindicales de las nueve plantas de la compañía en Europa, las de Rüsselsheim, Bochum, Kaiserslautern y Eisenach, en Alemania; Amberes, en Bélgica; Ellesmere Port y Luton, en Inglaterra; Gleiwitz, en Polonia, y Figueruelas, en España.

La planta española, en la que trabajan unas 7.500 personas, ha estado representada en la reunión de la ciudad alemana de Rüsselsheim por Pedro Bona, Chema Fernando y Santiago Arcos, de UGT, CC.OO. y CGT, respectivamente, los sindicatos mayoritarios en Figueruelas.