Finanzas

Las cajas crean una sociedad inmobiliaria para ahorrar capital

Las 42 cajas de ahorros que forman parte de Ahorro Corporación ya tienen su vehículo de inversión inmobiliaria. La nueva sociedad, en la que por el momento participan 23 entidades, cuenta ya con más de 3.000 millones de euros en activos para gestionar. A través de este instrumento, las cajas podrán ahorrar hasta un tercio del capital que consumen las promociones o suelos que han integrado en sus balances a cambio de condonar préstamos.

Ahorro Corporación Soluciones Inmobiliarias (ACSI) ya ha echado a andar. Sus máximos responsables, Antonio Fernández y Luis Sánchez-Guerra, comparecieron ayer en la puesta de largo del instrumento creado por las cajas de ahorros para derivar algunos de sus activos inmobiliarios.

Por el momento, son 23 entidades de las 42 que forman parte de Ahorro Corporación, las que ya han optado por ceder promociones inmobiliarias o suelo urbanizable al nuevo vehículo. La nueva empresa de inversión cuenta ya con más de 3.000 millones de euros bajo gestión.

ACSI está compuesta por 23 sociedades mercantiles. Cada una de ellas incorporará activos de una tipología determinada (primera o segunda residencia, promociones, oficinas... etc.). Las cajas que decidan participar en el proyecto recibirán una proporción de las acciones de estas sociedades, proporcional al valor de los activos que han aportado a la misma.

Ventajas del modelo

Las cajas de ahorros tienen algunas ventajas a la hora de ceder bienes inmuebles al instrumento de Ahorro Corporación. En primer lugar, obtienen ahorros en el consumo de capitales. Cuando una entidad recibe como dación en pago un activo inmobiliario para cancelar una deuda con un promotor, mantenerlo en el balance supone la utilización de muchos recursos propios. Ahora bien, al transformar esos activos en una participación de una sociedad inmobiliaria, el consumo de capital se reduce en un tercio.

La segunda ventaja es que se otorga la gestión de esos activos a una empresa especializada. ACSI cuenta con personal de Ahorro Corporación, además de asesores externos (de Tinsa para tasaciones, de Garrigues para cuestiones fiscales, de Gómez-Acebo para temas legales y de AFI para asuntos regulatorios).

En total, más de 45 personas están involucradas en el proyecto. El objetivo, según explicó ayer Antonio Fernández -director general de Ahorro Corporación y consejero delegado de ASCI)- , es 'buscar una finalidad para cada activo, como su venta inmediata, su alquiler o su mantenimiento en cartera' para maximizar su valor.

Además, estas sociedades contarán con toda la red de oficinas de las cajas asociadas a Ahorro Corporación (17.000 sucursales) para vender inmuebles a clientes minoristas, y todo el apoyo de la división de banca de inversión de la entidad para buscar compradores institucionales.

Hasta ahora, el tipo de activos que más predomina en ASCI son promociones de primeras residencia, así como suelo urbanizable, según explicó Luis Sánchez-Guerra, subdirector general de Ahorro Corporación Financiera y director general de ACSI.

'Va a haber paquetes para inversores institucionales y paquetes dirigidos al mercado retail en España y entendemos que va a haber precios razonables y de oportunidad porque los activos se gestionan de nuevo, el mercado está donde está, y hay que adaptarse a él', según Sánchez-Guerra.

La sociedad admitirá cualquier tipo de activo sin límite, pero deberán contar con el visto bueno de las cajas partícipes y serán debidamente analizados (due diligence) y tasados. En caso de que el valor sea inferior al que hay en libros, la caja deberá anotarse la pérdida.

ACSI nace con vocación de permanencia a largo plazo y no como receta para afrontar la crisis.

Contactos con fondos soberanos árabes

Los máximos responsables de Ahorro Corporación Soluciones Inmobiliarias (ASCI) ya han comenzado a moverse para conseguir vender algunos de los activos que les han cedido las 23 cajas de ahorros participantes en el proyecto. Según explicó ayer Luis Sánchez-Guerra, director general de la nueva sociedad de inversión inmobiliaria, desde Ahorro Corporación se han mantenido contactos 'con fondos soberanos árabes y con grandes fortunas europeas y estadounidenses' interesadas en invertir en el sector inmobiliario español. La nueva firma se ha estructurado como un holding -del que cuelgan 23 sociedades filiales- para poder agrupar los activos por tipología y facilitar su comercialización. Aunque algunos inmuebles se empaquetarán para favorecer la inversión de clientes institucionales (aseguradoras, fondos de pensiones...), también se reservarán pisos para que los puedan adquirir los pequeños clientes de las cajas.

Una de las peculiaridades de ASCI es que va a desarrollar un equipo de trabajo para que evalúe los proyectos de arrendamiento financiero (conocidos en inglés como sale and lease back), para aquellas pequeñas entidades que quieran vender su red de sucursales.

Los responsables de ASCI aseguraron que no descartarían que en un futuro podría plantearse la salida a Bolsa de la entidad.

Ningún activo tóxico

Los directivos de ASCI dejaron ayer muy claro que la sociedad no es 'el banco tóxico de las cajas' pues sus accionistas no aceptarán activos de mala calidad. 'ASCI comprará cualquier tipo de inmuebles, pero siempre según el valor de mercado', explicaron.