Crisis financiera

El Gobierno alemán acuerda endurecer las condiciones para los salarios de los ejecutivos

Los partidos que forman la gran coalición de Gobierno en Alemania acordaron esta madrugada endurecer por ley las condiciones que establecen los salarios de los altos ejecutivos en la economía privada, aunque no consensuaron niveles máximos de ingresos.

La Unión Cristianodemócrata (CSU), la Unión Cristianosocial (CSU) de Baviera y el Partido Socialdemócrata (SPD) acordaron, entre otras cosas, que los ejecutivos no podrán vender sus opciones de acciones de su propia empresa antes de cuatro años y no dos como hasta ahora.

En declaraciones a la prensa, los líderes parlamentarios de la CDU, Volker Kauder, y SPD, Peter Struck, señalaron hoy que ya no serán los propios consejos de administración quienes establezcan los sueldos de sus miembros, sino los respectivos consejos de control y vigilancia de las firmas.

Recortes "a posteriori" en caso de pérdidas

Además, estos últimos consejos tendrán la competencia y autoridad para recortar "a posteriori" los sueldos de los miembros de los consejos de administración en el caso de que los resultados de sus empresas sean negativos.

Los consejos de control y vigilancia podrán ser incluso hechos responsables si no dan ese paso y castigan salarialmente a los miembros de sus consejos de administración en el caso de que las empresas no cumplan sus objetivos y registren pérdidas.

La coalición de Gobierno alemana quiere endurecer incluso las condiciones para que un miembro de un consejo de administración pase a formar parte del consejo de control y vigilancia de su empresa.

Los tres partidos que forman la alianza alemana de gobierno aspiran a que las reformas del derecho accionarial y comercial necesarias para endurecer las condiciones salariales de los altos ejecutivos entren en vigor a ser posible a mediados de este año.

Los partidos de la Unión (CDU/CSU) rechazaron, sin embargo, la propuesta del SPD de limitar a un millón de euros el máximo desgravable para los salarios e indemnizaciones de los altos ejecutivos.