Resultados

Dogi duplicó sus pérdidas en 2008 hasta los 55,3 millones

La multinacional textil catalana Dogi registró un resultado negativo en el ejercicio 2008 con unas pérdidas que alcanzaron los 55,3 millones de euros, frente a los 22,15 millones de pérdidas de 2007. La cifra de negocio se situó en los 117,9 millones de euros, un 13,7% menos, informó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía explicó estos malos resultados por los gastos no recurrentes, que representaron el 65% de las pérdidas, es decir, 33,8 millones de euros de los 55,3 millones que suman los números rojos.

Algunos ejemplos son el cierre de la planta productiva de Filipinas, que supuso 12,8 millones de euros; la concentración en un único centro de las tres plantas en España, que ascendió a 3,7 millones; así como una nueva valorización del Fondo de comercio de la sociedad americana EFA, que supuso 6,3 millones.

Asimismo, Dogi desembolsó 9,5 millones de euros en la regularización de créditos fiscales ante la imposibilidad de recuperarlos debido al entorno actual. La adecuación de la planta china del grupo también contribuyó a las pérdidas con 2,4 millones.

Durante los tres primeros trimestres del pasado año, el Ebitda del grupo fue positivo de 400.000 euros, aunque el empeoramiento del mercado a partir de otoño supuso que el Ebitda del último trimestre se redujese hasta los 6,9 millones negativos.

El ratio de endeudamiento del grupo aumentó durante el ejercicio de 2008 derivado de los menores fondos propios de la compañía y se situó en el 51%.

Ante la actual situación del mercado y el entorno económico, Dogi puso en marcha una serie de ajustes de costes, mejoras de la eficiencia y la calidad que se enmarcan en el Plan de Ajuste Global y que permitirán un ahorro de 10 millones en la compañía y sus filiales.

Además, la dirección alcanzó un acuerdo con los sindicatos para aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal para suspender el empleo durante 45 días a todos los trabajadores de la plantilla en España, formada por 316 personas.

Dogi reiteró su apuesta desde las plantas europeas (en España y Alemania) para penetrar en nuevos mercados geográficos como son los países del Este, Oriente Próximo y Norte de Africa.

La multinacional, que aseguró estar buscando nuevos canales "poco explorados" para compensar la pérdida de los actuales, no descartó la posibilidad de alianzas u otras operaciones corporativas para "adquirir o compartir cuotas de mercado que compensen la contracción del consumo y el adelgazamiento de las carteras de pedidos globales" a nivel mundial.