Infraestructuras

El plan ferroviario de Obama busca en el AVE español experiencia y trenes

El gobernador de Wisconsin visita esta semana la red del AVE español y ha pedido que Renfe y Talgo se impliquen en la construcción del corredor de alta velocidad Chicago-Milwaukee-Minneápolis, uno de los once proyectos ferroviarios incluidos por Obama en el plan de rescate económico de EE UU.

James Doyle, el gobernador del estado de Wisconsin, finaliza hoy una visita oficial a España en la que ha experimentado en primera persona las bondades de las líneas de alta velocidad y ha visitado los talleres de fabricación de material rodante que la empresa Integria, filial de Renfe, tiene en la ciudad de Málaga.

El político estadounidense ha dedicado cuatro días a estudiar la experiencia y la realidad del AVE español, y ha aprovechado la ocasión para negociar la participación de las empresas Renfe Operadora y Patentes Talgo en sus ambiciosos planes ferroviarios.

El viaje a España del gobernador se ha preparado en un tiempo récord 'de cuatro semanas', según explica la edición en internet del diario local de Milwaukee, JS Online. La publicación interpreta que la premura en la organización 'demuestra la importancia política que la construcción de líneas para el transporte ferroviario de pasajeros ha adquirido en la nueva etapa económica en EE UU'.

Según ha explicado el propio Doyle, su presencia en España se produce pocos días después de que el Congreso de los Estados Unidos haya dado su visto bueno al multimillonario plan de reactivación de la economía que ha elaborado el nuevo presidente Barack Obama en el que la promoción de obras ferroviarias es uno de los pilares de actuación.

El plan detecta y designa como actuaciones prioritarias once corredores de tren repartidos por toda la geografía de Estados Unidos que podrían ser susceptibles de recibir fondos de ayuda.

Las subvenciones, estimadas en 8.000 millones de dólares, estarán condicionadas a que estos corredores sean convertidos en infraestructuras modernas y veloces dedicadas al transporte ferroviario de pasajeros.

James Doyle afirma que está persuadido de que 'la crisis económica supone una oportunidad para hacer cosas con las que hemos estado soñando durante muchos años. Un tren de alta velocidad para el medio oeste es uno de esos proyectos'.

El viaje relámpago del gobernador de Wisconsin ha sido organizado oficialmente por el Icex, pero en su desarrollo han conseguido gran protagonismo las compañías Patentes Talgo, Renfe y Adif. Fuentes de la operadora ferroviaria aseguraron que el gobernador Doyle tiene un especial interés en promocionar en su Estado la creación de una industria de trenes de pasajeros prácticamente inexistente en Estados Unidos.

La experiencia de cofabricación de material rodante en España en la que está embarcada Renfe junto a los principales productores ferroviarios nacionales y extranjeros, es un modelo que le resulta interesante.

El viaje oficial de James Doyle finalizará hoy con un almuerzo en Sevilla en el que participarán la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, junto a los presidentes de Renfe, Adif y Talgo.

La empresa Patentes Talgo cuenta con una larga trayectoria en Estados Unidos. Desde 1994 explota un servicio para la compañía Amtrak entre las ciudades de Portland, Seattle y Vancouver, esta última en Canadá.

Talgo y Renfe, además, presentaron conjuntamente en julio de 2008 una carta de intenciones en la que expresaban su voluntad de participar en los concursos de licitación y suministro de trenes para la línea del alta velocidad ferroviaria que se proyecta para unir a las ciudades de San Francisco y los ángeles en el estado de California.

Esta infraestructura está también incluida entre los once corredores que ha designado el plan de relanzamiento económico de Obama, por lo que el tándem Renfe-Talgo multiplica sus opciones en el nuevo panorama ferroviario estadounidense.

Una red especializada en mercancías

Estados Unidos cuenta con una amplia red de ferrocarril explotada de manera eficiente y rentable. Ocurre que está especializada en tráficos de mercancías. Los trenes de pasajeros son escasos y anticuados. Según datos de la organización internacional de ferrocarriles, UIC, la longitud total de sus infraestructuras de tren asciende a 191.771 kilómetros. Por establecer una comparación, todos los países de la Unión Europea suman una red ferroviaria con 209.895 kilómetros. El parque de locomotoras en Estados Unidos se eleva a 23.732 máquinas y el de vagones dedicados al tráfico de cargas asciende 475.416 unidades. En la UE se encuentran en activo 26.387 locomotoras y el parque de remolques de carga suman 456.161 unidades. El volumen de toneladas brutas transportadas por kilómetro en EE UU se eleva a 4,7 billones, mientras que en la UE es tan solo de 1,4 billones.

Sin alta velocidad

En EE UU existe sólo una línea de tren que la UIC considera de alta velocidad: la que une Boston, Nueva York y Washington, de 362 km. La UIC reconoce una segunda infraestructura AVE en fase de planificación con 900 kilómetros de longitud entre Los Ángeles y Sacramento.